Consejos para reducir gastos innecesarios

Los ‘gastos hormiga’ son esos pequeños deseembolsos que hacemos regularmente en el día a día y pueden pasar desapercibidos, pero cuando los sumamos y multiplicamos hacen una gran diferencia en nuestras finanzas.

Revisar cuáles son esos gastos que pasan inadvertidos a diario, finalmente puede resultar en una importante fuga de ingresos que lleguen a devorar nuestro presupuesto mensual. ¡Mira cómo solucionarlo!

Checa: Consejos para sobrevivir la cuesta de enero

El primer paso que debes seguir es identificarlos, por lo que deberás anotarlos. Sí, ya sé que puede ser tedioso escribir en una libreta o en tu móvil en qué gastas cada día, pero este ejercicio te ayudará a tener unas finanzas personales más sanas.

Escribe todo, el precio y la cantidad que compras con ello, por ejemplo: los cigarros que compras (individuales o por cajetilla), los refrescos de la máquina expendedora, el café de la esquina, las revistas, las propinas, los postres, los antojos de dulces o botanas y el largo etcétera que conoces de acuerdo a tus hábitos.

Foto: Istockphoto

Al final del día, de la semana y del mes has un balance de esos gastos. ¡Te sorprenderá cómo podrías emplear ese dinero en algo mejor!

Estás listo para el siguiente paso; teniendo claro qué compras puedes decidir en qué quieres dejar de gastar.

Es el momento de ser honestos, quizá no quieras dejar de comprar el café en la esquina de tu oficina que te encanta, pero ¿cuánto estás dispuesto a reducir ese gasto? ¿Lees todas esas revistas a las que tienes suscripción? Para ir al cine, ¿es indispensable hacerlo con palomitas y refresco incluídos?

Suma tu reducción de gastos y crea una meta con ellos, tenerla te ayudará a ahorrar porque le habrás puesto nombre.

Por ejemplo tu regalo de cumpleaños o tu próximo viaje, quizá aquél curso que siempre has deseado y te parece incosteable, ¿alcanza para la mensualidad del gimnasio? ¡El premio, tú lo decides!

Lo más sencillo en guardarlo en un sitio donde no puedas tocarlo. Comienza con algo sencillo como una alcancía o si lo prefieres abre una cuenta de ahorro de esas que no se pueden tocar en un plazo fijo.

Los ‘gastos hormiga’ pueden ser el peor enemigo de tu cartera pero controlarlos puede ser tu mejor aliado para el hábito del ahorro. ¿De qué lado quieres estar?