Conoce la sinopsis de La Candidta

Fecha: 2016/11/17

Fuente: Televisa

La Candidata

¡Conoce más de esta apasionante historia!

Regina Bárcenas es Senadora por el partido que gobierna el país y, además, es esposa del actual Jefe de Gobierno de la ciudad, Alonso San Román.

La fuerte personalidad, simpatía y capacidad de liderazgo de Regina, generan una marcada rivalidad con su marido, quien aspira a la Presidencia del país, sin importarle lo que tenga que hacer, ni sobre quién tenga que pasar para conseguirlo. Sin embargo, para lograr su propósito, Alonso requiere del apoyo de su carismática y popular esposa.

La presencia de Regina es tan notoria, que los mismos asesores del Jefe de Gobierno trataron de alejarla del círculo de Alonso durante prácticamente la mitad del ejercicio de su mandato. La estrategia produjo numerosas diferencias en el matrimonio, el cual poco a poco fue desgastándose. Regina se sintió usada y traicionada, a pesar de las explicaciones de Alonso, quien argumentó que ella en su calidad de senadora y jefa de la bancada de su partido, tenía que evitar recelos entre la opinión pública sobre la injerencia del poder Ejecutivo en el Legislativo. La excusa era insuficiente para Regina.

Al avanzar el periodo gubernamental de Alonso, sus partidarios planean postularlo como candidato presidencial, y para ello, dependen de la imagen y el apoyo de Regina, cuya tarea consistirá en crear alianzas con el partido opositor, con los sindicatos más poderosos y con los grupos empresariales de mayor poder económico en el país.

Así, tendrán que reposicionarla mediáticamente para reforzar su popularidad y reafirmarla como la figura más cercana al Jefe de Gobierno, con la certeza de que asegurará el triunfo para su esposo.

Alonso está consciente del abismo que lo separa de Regina, así que para motivarla y lograr que trabaje en favor de su candidatura, le ofrece una Secretaría de Estado, con la que pueda estar cerca de las necesidades de la población más necesitada, y trata de convencerla para que busque y logre el favor de la mayoría en el congreso para la próxima campaña presidencial.

Alonso quiere mantener oculto su plan para evitar filtraciones a la prensa o al interior de su partido, donde podría verse con malos ojos el plan del matrimonio. Es posible también que quiera ocultar su ofrecimiento, porque en realidad no pretenda cumplirlo y solamente piense en usar a Regina para su beneficio. Él sabe que ella lo opaca con su apariencia y con su talento. Como gran manipulador, nunca expresa sus verdaderas intenciones, pero teje y desteje alianzas, incluso con su propia mujer, para conseguir más poder.

Alonso está al tanto de que el senador Gerardo Martínez, líder de la oposición, siempre estuvo enamorado de Regina, a quien conoció durante su época universitaria, pero ignora si en realidad tuvieron una relación amorosa trascendente. Como parte de sus maniobras políticas, Alonso sugiere a Regina que convenza a Gerardo para aliarse a su candidatura. Ella enfurece con la idea, pues siente que Alonso ha rebasado los límites.

En sus tiempos de estudiante, siendo novia de Gerardo, Regina le descubrió una infidelidad que suscitó su rompimiento. Entonces apareció Alonso, su maestro de Ciencias Políticas e hijo de Omar San Román, uno de los hombres con mayor influencia en la política nacional. Manipulada por Mario, su padre, que veía en aquel joven un futuro prometedor, Regina inició la relación que la llevaría al matrimonio con Alonso. Regina siente que la treta de Alonso es como una vuelta peligrosa al pasado. Enredarse con la posibilidad de seducir a Gerardo, ese gran amor al que renunció, sería como volver a cruzar una puerta que nunca cerró en su corazón.

Pero lo que lamenta aún más, es que su marido no dimensione lo que pide y que juegue con fuego, pensando que ella es un objeto que le pertenece y que puede usarla a su antojo. Se siente fuertemente devaluada, triste y vulnerable, lo que provoca un distanciamiento con

Alonso y el enfriamiento de la relación. Regina, desolada, por primera vez duda sobre el camino que habrá de seguir.

Mientras la relación entre Regina y Alonso se enrarecía, surge otro factor de rispidez con la llegada de una nueva encargada del área de Prensa de la Jefatura de Gobierno. Regina odió instintiva y visceralmente el ingreso de Cecilia en el equipo: una mujer joven, sumamente atractiva, recomendada por su propio padre; y recela, incluso, que la nueva funcionaria sea amante de su padre quien la recomendó para ese cargo con el propósito de acercarse aún más directamente a Alonso y facilitarse los negocios que Regina ha procurado ignorar por cuestiones obvias de ética y transparencia.

Regina percibe a esa mujer como un serio peligro para su matrimonio y para la trayectoria de Alonso. Desconoce que Cecilia es su media hermana, fruto de una relación clandestina entre Isela y Mario, quien se ocupó de su manutención, pero siempre en las sombras, sin darle su apellido.

Cecilia creció hasta convertirse en una mujer ingobernable, intimidando a su padre para conseguir una posición importante, y chantajeándolo para que la ayudara de la misma forma que él había hecho con su otra hija, esto a cambio de mantener en silencio su identidad.

La presión de Cecilia fructificó y la llevó al lado de uno de los hombres más poderosos del país, el marido de su hermanastra. Esta decisión del padre de Regina también lo beneficiaría a él: mantener rodeado al futuro presidente con sus dos hijas le permitiría seguir construyendo negocios, le aseguraba influencia sobre Alonso y le permitía lucrar con sus concesiones.

Mario no sabe que Cecilia ambiciona todo lo que tiene su hermana, y que no se detendrá hasta seducir a Alonso y destruir a Regina. El odio y la envidia de Cecilia son permanentes; se siente clandestina y aunque con su madre manipuló y extorsionó a su padre para conseguir dinero, casa, estudios y una buena posición laboral, nunca logró salir de las sombras y dejar de ser la hija ilegítima.

PUBLICIDAD

Comentarios

PUBLICIDAD

CLIPS Y ENTREVISTAS

Te puede interesar