PUBLICIDAD

ACERCA DE

SInSenosNoHayParaiso

Un grito de dolor unió para siempre la vida de dos hermanas, dos Catalinas. Al momento de conocerse que Catalina “La Grande” había sido asesinada, Doña Hilda estaba embarazada de su tercera hija.

El impacto de la noticia le adelantó el parto, dando a luz a una niña a quien también llamaría Catalina, “La Pequeña”. Hilda y Albeiro, padres de la niña, acuerdan no permitir que con ella ocurra lo mismo que con la anterior, por lo que le pintan una línea amarilla en el umbral de la casa que tiene prohibido cruzar sola, con la advertencia de qué si lo hace, habrá tragedia y muerte.

Mientras Catalina ve pasar su infancia y su adolescencia desde la ventana, afuera crece rodeada de lujos y excesos Daniela, la hija de Yesica “La Diabla”, responsable principal de la muerte de Catalina “La Grande” y ahora primera dama de la ciudad luego de haberse convertido en la esposa del corrupto alcalde Aníbal.

Aún después de todos los años que han pasado desde la muerte de Catalina, el odio de Yesica hacia su recuerdo y su familia se ha hecho cada vez más profundo.

Por una parte, teme que le arrebaten la fortuna que le pertenecía a la difunta, por haber sido la esposa legal de Marcial, y por otro le carcome que Catalina “La Pequeña” sea más bella que su hija.

Pero estos motivos serán insignificantes frente al que se convertirá en el verdadero motivo del odio entre Catalina y Daniela: el amor de Hernán Darío.

TE PUEDE INTERESAR