Consuelo Duval habla del amor a su cuerpo: “¡Bendita celulitis!”

Luego de tomar pastillas para bajar de peso, la actriz se dio cuenta que era momento de dejar de poner su salud a la merced de un 'cuerpo ideal'
Por: Andrea Camarena
Lead
AltosImpactos-LasEstrellas-Consuelo.png
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

“El otro día la Barby Juárez hizo un comentario que me sacudió el alma, dijo: ‘Mi ayuno intermitente terminó el día que tuve para comer’ y de verdad me sacudió. A veces somos muy cabronas con nosotras” dijo Consuelo Duval en entrevista exclusiva para Las Estrellas.

La actriz manifestó que aunque como mujeres es común compararnos con personas que tienen 'cuerpazos', detrás de cada foto aparentemente perfecta, hay mucho que no vemos o sabemos. “Si eso es lo que ellas quisieron y pudieron hacer con su cuerpo, qué padre, pero si tú no tienes ese cuerpo, no lo lastimes, no lo rechaces. Vete al espejo, disfruta tu celulitis, ¡bendita celulitis! ¡está en una pierna que existe!” enfatizó.

Llegar a este punto en el que la comediante ama cada arruga, estría e imperfección de su cuerpo ha sido un camino que según explicó, le ha tomado 52 años (su edad) recorrer. “Te aseguro que esto no te lo hubiera dicho la Consuelo de 30. La Consuelo de 30 se hizo la liposucción porque terminando de tener hijos le quedó la panza horrible y en las bubis le tenían que poner masking tape porque se veían caídas" confesó la actriz de la Familia P. Luche.

"Qué te digo, ser gorda en la televisión era el pecado número uno porque había diez mil flacas detrás de ti, queriendo tu lugar”

El medio artístico siempre ha sido un despiadado juez en temas de físico, lo que hizo aún más complicado el proceso de la actriz para pasar de señalarse y compararse, a quererse tal como es. De hecho, la hoy conductora de 'El Retador', dijo que en algún momento llegó a tomar pastillas para adelgazar, pero que al reparar en el daño que éstas le estaban haciendo a su cuerpo, las hizo a un lado junto con todos los 'remedios mágicos' diseñados para llenar ese cruel (y utópico) estereotipo de cuerpo que no admite defectos.

"Yo me acuerdo que me tomaba las pastillas y ahí te encargo la taquicardia, o sea era una cosa que dije: Ay, pobrecito mi cuerpo, ya no”

Con experiencias como ésta, los años le han enseñado a Consuelo que la vida es muy corta para desgastarse intentando ser alguien que no es y sobre todo, alguien que no tiene por qué ser, después de todo, cada cuerpo es único. Con esto en mente, y las palabras de la Barby Juárez en el corazón, la actriz quiere que todas las mujeres recuerden que "si están completas, no hay nada que reprochar".