Eduardo Marbán, sobrino de Eduardo Capetillo, le agradece apoyo tras muerte de sus padres: “Es lo más cercano a mi papá”

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

El actor de televisión lanzó un proyecto en plataformas digitales y espera seguir los pasos de sus famoso tío, Eduardo Capetillo

Eduardo Marban sabe que con trabajo y perseverancia se logra abrirse camino en el complicado mundo de la actuación, valores que le fueron inculcados por uno de sus famosos tíos, Eduardo Capetillo, quien le enseñó que para sobresalir tendría que comenzar de abajo y sin la necesidad de usar el famoso apellido familiar.

“Me enseñó a ser puntual, a llegar estudiado, a ser respetuoso, a colgar mi ropa, a ser profesional en general y eso es lo que hago hoy en día”, comentó Lalo Marbán quien ha estelarizado varios capítulos de la Rosa de Guadalupe y Como dice el dicho.

Siempre ha tenido el apoyo de su familia, desde que falleció su padre, Arturo Marbán, cuando Lalo tenía tan solo 16 años y posteriormente tras muerte de su mamá, Mary Carmen Arruza, hermana mayor de Eduardo –hace 5 años–, el propio exTimbiriche fungió como esa figura paterna.

“Lo más cercano a mi papá es mi tío Eduardo una vez que se fue (su verdadero padre). Me regañaba, me exigía, lo que hace un papá. Mi tía Mónica Marbán y mi tía Biby fue igual”, señaló.

El actor de 28 años recuerda que Eduardo lo “metió en una burbuja” para protegerlo. “Se encargó de todo porque, si estaba pasando un momento difícil, me cuidó para que no fuera más difícil. Él me acobijó, me apapachó, (junto a) mi tía Mónica, mi tía Blanca Fuentes y su primo Antonio, todos los Fuentes.

Tras probar suerte como futbolista, de terminar la preparatoria impulsado por su tía Biby Gaytán y de estudiar mercadotecnia por tres semestres, Lalo se dio cuenta a los 19 años que lo que aspiraba era tener una carrera actoral.

“Cuando yo dije que quería ser actor me hicieron pagar mi penitencia. Entré a trabajar con mi tío Eduardo, era su asistente personal en Soy tu Dueña y ahí sí aprendí lo que era ‘amar a Dios en tierra de salvajes’ porque como me decía mi tía Biby, mi mamá y mi abuela, si aguantas a tu tío, puedes trabajar con quien sea”, platicó.

Lalo recordó que más tarde, lo inscribió en la escuela de Patricia Reyes Spíndola donde le seleccionó los cursos que Capetillo pensaba eran más importante para desempeñarse en el medio como el movimiento escénico.

“Hay que ser agradecido con la gente que te ayuda y a mí no sabría decirte dónde estaría el día de hoy sino hubiera sido por la ayuda de mis tíos y gracias a ellos cumplí un sueño como lo fue estudiar en el CEA”, destacó.

Ahora toda esa experiencia, la utilizó para lanzar su primera película Artur, un thriller que escribió junto a Jorge Ballesteros y que se encuentra gratis en redes sociales.

“Rebotamos proyectos y le pregunté (a Jorge): ‘¿qué se puede hacer con poco presupuesto?’ Nos pusimos a investigar. Mucha gente dijo ‘están locos’ no se va a poder lograr y se logró, con muchos errores, pero se logró la primera película transmitida en vivo y además subida en una plataforma digital completamente en un plano secuencia”, dijo orgulloso de su proyecto.

En el plano personal, Lalo espera formar un matrimonio como la de sus tíos, Biby y Eduardo que este año cumple 25 años de casados.

“Son una pareja ejemplar, yo eso he intentado, lo que yo vi cuando crecí es que si vas a estar con alguien le vas a ser fiel. Cuando mi tío la ha pasado mal, mi tía Biby es la primera que está a su lado y dices wow yo quiero eso: Fidelidad y amor”.

De la boda de sus tíos, transmitida en televisión en 1994, año en que tenía 4 años de edad, solo recuerda que fue paje junto a su primo José Arruza. “Me acuerdo de una hacienda enorme, de la iglesia de piedra que hacía mucho frio, de mi mamá que me regañaba porque siempre fui muy inquieto”.

Por lo pronto, Eduardo Marban trabaja para que le llegue esa oportunidad de convertirse en un galán de telenovelas, tal como lo lograron sus tíos Guillermo y Eduardo Capetillo.