Lizbeth Rodríguez confiesa que su padre abusó de ella durante su infancia

Instagram @lizbethrodriguezoficial

Lizbeth Rodríguez confiesa que su padre abusó de ella durante su infancia

facebook

twitter

whatsapp

Email

La youtuber decidió compartir su experiencia para evitar que sus seguidores se queden callados ante una situación similar

Lizbeth Rodríguez, quien cuenta con 8.54 millones de suscriptores en su canal de Youtube y 11.6 millones de seguidores de Instagram , utilizó sus plataformas para abrir su corazón y hablar del abuso sexual que sufrió a manos de su padre durante su infancia.

De acuerdo con su relato, los abusos comenzaron cuando ella tenía 5 años: "La persona que se decía ser mi papá me tocaba en las noches. A mí me daba mucho miedo abrir los ojos porque sentía que podía ser un malhechor, un ladrón o algo así, y que si yo gritaba y mis papas se daban cuenta podía pasar algo malo. Siempre pensaba que eso podría hacerse algo muy grande y que las cosas podían resultar peor de lo que estaban”.

Tras identificar que esa situación no era correcta, Lizbeth habló con su madre, además de hacerle prometer que no le diría nada a su padre. En ese entonces su progenitora confrontó al señor, pero no tuvo la reacción que esperaba.

“Me dijo que él le había dicho que no había sido él y así quedó eso. Después, cada vez que mirábamos un capítulo en la televisión sobre tipos de abuso infantil mi mamá siempre me preguntaba si ya me había acordado, lo cual para mí en ese momento era algo muy incómodo y yo solamente le decía que no. La verdad es que nunca más me sentí con la confianza de decirle nada a mi mamá porque la vez que me atreví a hacerlo se podría decir que no me creyó”, expresó.

La youtuber detalló que sus padres tuvieron una relación intermitente, ya que a pesar de que había violencia, él la convencía para que estuvieran de nuevo juntos e incluso tenía que pasar los fines de semana con él, en compañía de su hermano.

Con el paso del tiempo, Lizbeth habló de ese asunto nuevamente hasta que iba a la secundaria, pero en su infancia llegó a pensar que era su culpa, incluso confrontó a su padre, pero el señor la chantajeó al decirle que si contaba la verdad él estaría en la cárcel y que no era una situación que ambos querían.

“Fueron incontables las veces que ese tipo de situaciones pasaban, pero a veces cuando somos niños no sabemos realmente qué está bien y qué está mal, y sin que nos demos cuenta, es fácil que alguien pueda jugar con nuestras emociones o que nos pueda manipular”, precisó.

Para finalizar, Lizbeth compartió que la razón que la impulsó a compartir su experiencia fue alzar la voz sobre ese tema y además, exhortar a los niños o jóvenes que estén pasando por una situación similar a que no se queden callados y que hablen con la gente a la que le tengan total confianza.

“Para que sepan que no somos los únicos, que no solo a ti te pasa, que no estás solo y que es tiempo de levantar la voz, que es tiempo de defendernos y que no es nuestra culpa nada de lo que pase”, concluyó.