Muere la reina Isabel II a los 96 años

Su sensible deceso fue confirmado por la Casa Real Británica
Por: Erik Solís,Emilia Zúñiga
Lead
Reina Isabel II
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El Palacio de Buckingham dio a conocer el fallecimiento de la reina Isabel II a los 96 años de edad.

La noticia la dio a conocer el Palacio Real a través de un comunicado: "La reina murió pacíficamente en Balmoral esta tarde. El Rey y la Reina Consorte permanecerán en Balmoral esta noche y volverán a Londres mañana".

Larga vida a la reina

Isabel II fue la monarca del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y la Mancomunidad de Naciones, organización compuesta por 54 países independientes y semi independientes, como Australia, Guyana, India, Jamaica, Kenia, Mozambique, Nigeria, Nueva Zelanda, Pakistán, Sudáfrica, Tanzania, Tonga, Trinidad y Tobago, entre otras.

Tras estar frente a la corona inglesa por 70 años, Isabel II pasa a la historia como la monarca que más tiempo reinó en Inglaterra.

Según informó el mismo palacio tan solo días antes, Isabell II había estado delicada de salud y en reposo en su Castillo de Balmoral en Escocia, a donde sus seres cercanos llegaron para estar con ella en sus últimos momentos. Apenas el 9 de abril de 2021 la reina se despidió de su amado esposo, el Príncipe Felipe, quien falleció a los 99 años.

Sus primeros años

Nacida el 21 de abril de 1926 y nombrada en honor a su madre (Isabel), su bisabuela paterna (Alexandra) y su abuela paterna (María), Isabel Alejandra María fue hija del rey Jorge IV del Reino Unido y de Isabel Bowes-Lyon, mejor conocida como la Reina Madre, pues murió a la edad de 101 años, en 2002.

Primogénita de la pareja, ‘Lilibet’ como era nombrada por su padre, llegó al mundo en medio del reinado de su abuelo, el rey Jorge V, quien estuvo al frente de la corona por casi 25 años (1911-1936).

En el ámbito político, Isabel nació durante el mandato del Primer Ministro Winston Churchill, quien dijo de la entonces niña de dos años: “Es un personaje. Tiene un aire de autoridad y reflexión sorprendentes para un niño”.

Cuatro años más tarde, en 1930, nacería la princesa Margarita, su única hermana e inseparable compañera hasta su muerte en 2002, a los 71 años.

“Mi hermana tiene aura. Me causa mucha impresión cuando entra a una habitación. Es una especie de magia”, expresó Margarita en 1969 a la revista Radio Times sobre su hermana mayor.

Al ser parte de la familia real, las hermanas fueron educadas por una institutriz llamada Marion Crawford y recibieron educación en historia, literatura y música, entre otras.

Años más tarde, Crawford escribiría sus memorias al frente de la educación de las princesas, en donde resaltaría el gran amor que Isabel tenía por los perros y los caballos. Asimismo, subrayó su gran sentido de disciplina y responsabilidad.

Heredera al trono

En 1937, cuando solo tenía 11 años, su vida cambiaría para siempre, pues su padre fue coronado Rey de Inglaterra, luego de que su hermano Eduardo VIII, abdicara al trono para casarse con Wallis Simpson, socialité estadounidense que ya había contraído nupcias dos veces antes de desposar al entonces heredero al trono.

Por lo que, automáticamente, Isabel se convirtió en la siguiente integrante de la familia en la línea de sucesión al trono, una vez que el reinado de su padre culminara.

Dos años después, al inicio de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, Isabel y su familia se mudan al Castillo Real de Windsor, donde vivieron por los siguientes y cinco años. De acuerdo con CNN en Español, sería el periodo en donde se cree que conocería más a fondo al Príncipe Felipe de Grecia, quien ocho años más tarde se convertiría en su marido, en 1947.

Durante su estancia en el Castillo y por sugerencia de un integrante del gobierno inglés se planteó la idea de que las princesas residieran en Canadá. Sin embargo, su madre declinó esta idea y dijo: "Las niñas no se irán sin mí. Yo no voy a dejar al rey. Y el rey nunca se irá".

En febrero de 1945, Isabel se unió al Servicio Territorial Auxiliar de Mujeres como subalterna segunda honoraria, donde se formó como conductora y mecánica. Cuatro meses después, el Día de la Victoria en Europa, el 8 de mayo de 1945, fecha en que los aliados de la Segunda Guerra Mundial aceptaron la rendición de la Alemania Nazi, Isabel y su hermana se unieron a las celebraciones civiles, de manera anónima, en las calles de Londres, Inglaterra.

En su primera visita al extranjero, a la cual acudió en compañía de sus padres al sur de África, cuando cumplió 21 años, Isabel dijo ante la prensa durante una emisión especial a la Mancomunidad de Naciones: "Declaro ante ustedes que mi vida entera, ya sea larga o corta, será dedicada a nuestro servicio y al servicio de nuestra gran familia imperial a la que todos pertenecemos".

Matrimonio con el Duque de Edimburgo

Algunos medios señalan que Isabel se enamoró del príncipe Felipe de Grecia y Dinamarca en 1939, cuando solo tenía 13 años. Desde entonces comenzaría un amor por correspondencia. Finalmente, el 20 de noviembre de 1947, la pareja contrajo nupcias en la Abadía de Westminster.

Para que este matrimonio tuviera lugar, Felipe tuvo que renunciar a sus títulos nobiliarios griegos y daneses. Asimismo, tuvo que dejar atrás su religión griega ortodoxa para convertirse a la religión anglicana, que practicaba su esposa. Además, adoptó el apellido Mountbatten, el cual proviene de la familia británica de su madre, la princesa Alicia de Battenberg.

Poco antes de su enlace matrimonial, Felipe fue designado Duque de Edimburgo y desde ese entonces recibió el nombre de Su Alteza Real.

Sin embargo, en un principio la unión no fue bien recibida, pues Felipe era extranjero, no poseía un capital financiero y algunas de sus hermanas se habían casado con integrantes de la realeza alemanas cercanos a los nazis.

Crawford, institutriz de Isabel en la infancia, escribió: "Algunos de los consejeros del rey no lo creían suficientemente bueno para ella. Era un príncipe sin hogar ni reino".

Enhancement
Hulton Deutsch/Corbis via Getty Images
Boda de Isabel II y Felipe de Edimburgo en 1947

La boda tuvo más de dos mil invitados (destacó la ausencia del rey Eduardo), y fue oficiada por el arzobispo de Canterburry y York. La entonces princesa utilizó un vestido color marfil confeccionado por Norman Hartnell, en tela de satín y adornado con hilo de plata y 10 mil perlas blancas. El banquete fue celebrado en el Palacio de Buckingham.

El primer ministro Winston Churchill expresó que el festejo fue como "un toque de color en el duro camino que debemos recorrer", refiriéndose al ánimo del país tras la guerra. Por su parte, Michael Parker, amigo y secretario privado del duque de Edimburgo dijo: "(Felipe) se aburría terriblemente con todas las obligaciones de la realeza, todos esos compromisos formales y apretones de manos. No era lo suyo".

Sin embargo, la pareja estuvo unida en matrimonio durante 74 años, hasta la muerte del Príncipe Consorte, ocurrida el 9 de abril de 2021.

Antes de su deceso, el príncipe estuvo internado cerca de un mes en un hospital en Inglaterra, a causa de una afección cardíaca. No obstante, salió avante de este episodio y regresó a su hogar. Aproximadamente, tres semanas después, Felipe falleció a los 99 años de edad.

La princesa Isabel se convierte en reina

Algunos años después de su enlace matrimonial, el 6 de febrero d 1952, mientras se encontraba junto a Felipe en una gira por Oceanía, Isabel recibió una noticia que cambiaría por completo su vida; su padre, el Rey Jorge VI había muerto.

Casi cuatro meses después, el 2 de junio de 1953, Isabel II fue coronada en la abadía de Westminster, convirtiéndose en la primera coronación televisada en la historia británica. Más de 20 millones de ingleses vieron a la princesa convertirse en la máxima soberana de la nación.

Isabel II lució un vestido confeccionado por Norman Hartnell, un famoso modisto británico, y contó con detalles florales bordados para representar a los países de la Mancomunidad de Naciones.

Precisamente, desde que inició su reinado, Isabel II procuró realizar distintas visitas de Estado a los países que representó, logrando ser la monarca británica que más viajó en representación de la corona inglesa en la historia.

La reina como madre

Casi un año después, la pareja recibió a su primogénito, el príncipe Carlos, quien llegó al mundo el 14 de noviembre de 1948, precisamente semanas después de que el Rey Jorge VI permitiera que sus hijos tuvieran el título de príncipe o princesa. Dos años posteriores, en 1950, llegaría la princesa Ana, segunda hija del matrimonio y quien sería su única hija.

Pero ahí no terminaría la descendencia de Isabel II y Felipe de Edimburgo; la pareja esperaría casi una década para volver a tener un hijo, pues el príncipe Andrés nació en 1959 y, cuatro años después, en 1963, llegaría Eduardo, su último hijo.

La maternidad es una fase que la reina Isabel II no ejerció de manera tradicional, ya que al estar al frente de una de las monarquías más importantes a nivel mundial, el tiempo con sus hijos, en periodos, fue escaso.

Tal como reporta un artículo de la revista Vanity Fair en 2017, en el que recuerda una fotografía que quedaría grabada en la prensa de sociales, e incluso en los ingleses, por haber retratado un apretón de manos que la reina sostuvo con sus dos hijos mayores; Carlos y Ana, después de no haber visto al primero por un periodo de seis meses, debido a compromisos laborales.

No obstante, según información del programa ‘BBC: The queen's diamond jubilee’, el Príncipe Carlos recuerda que cuando era pequeño, a la hora del baño, su madre los ayudaba a él y a su hermana, la princesa Ana, con la corona puesta.

Precisamente, esta faceta de su vida ha sido retratada en algunas producciones, como la serie ‘The crown’ y la película ‘The queen’, donde además de su imagen como soberana, se busca ahondar un poco más sobre Isabel II como madre, esposa y mujer.

Reina de Inglaterra

Como Monarca de este país, la reina Isabel fue testigo de la evolución de su nación, ya que vio como esta pasó de ser el Imperio Británico a la Mancomunidad de Naciones.

Como jefa de estado, Isabel estuvo al frente de decisiones que ayudaron a mejorar la relación con el primer ministro en turno. A lo largo de su vida, la reina le dio la bienvenida a 14 primeros ministros, entre los que destacan Wiston Churchill, Margaret Thatcher, Tony Blair y Theresa May, entre otros.

Su relación con Lady Di

Otro de los aspectos que más marcó la percepción pública de Isabel II como persona y soberana, fue su relación con Diana Spencer, mejor conocida como 'Lady Di', quien fuera esposa de su hijo Carlos de 1981 a 1996, y madre de sus nietos Guillermo y Enrique.

Y es que, el carisma de Spencer le valió un gran reconocimiento no solo en Gran Bretaña, sino en el resto del mundo, pues su compromiso con las causas sociales, así como su sentido de la moda, la convirtieron en un ídolo hasta su muerte el 31 de agosto de 1997, a los 36 años de edad.

Incluso, el deceso de quien fuera su nuera marcó un hecho sin precedentes y es que, por primera vez, la reina mandó un mensaje televisado a todo el pueblo de Inglaterra para dar sus condolencias tras esta irreparable pérdida.

"Yo la admiraba y respetaba por su energía y compromiso con los demás, y especialmente por su devoción a sus dos hijos. Nadie que conociera a Diana la olvidará jamás", expresó.

Asimismo, el día de los servicios funerarios de Spencer, ella realizó una pequeña reverencia cuando pasó junto al féretro como una cortesía. Esto, según dijeron los expertos, fue para congratularse con la percepción pública, ya que fue duramente señalada por mostrarse fría y distante al momento de recibir la noticia.

Sin embargo, siempre se especuló que entre la reina Isabel II y Diana no había una buena relación, pues no solo se divorció de su primogénito, causando gran controversia en los tabloides británicos, sino que vivió una vida alejada del habitual recato de la monarquía inglesa.

Es así como el legado de la reina Isabel II marcó no solo a un país, sino al mundo entero por la longevidad de su mandato, así como por ser la matriarca de una de las familias más famosas; la última gran dinastía real.