Cortesía OCESA

Depeche Mode se reencuentra con México tras nueve años de ausencia

facebook

twitter

whatsapp

Email

La banda británica ofreció lo mejor de su repertorio durante dos horas en el primer show, de dos, en la CDMX

Espera. En eso se resume la relación entre Depeche Mode y sus fans, quienes se reencontraron nueve años después en el Foro Sol, la noche del domingo 11 de marzo.

Para el primero de los dos shows de la banda inglesa, los boletos salieron a la venta un año antes. La primera fecha (la del martes 13 de marzo) se agotó de inmediato y a la segunda acudieron 65 mil personas, de acuerdo con organizadores.

Si sus seguidores ya contaban los días para volver a verse las caras, Dave Gahan, voz, Martin Gore y Andy Fletcher, sintetizadores, alargaron el reencuentro, al grado de poner a contar los minutos para aquellos que llegaron cuando aún había sol.

Tras el acto abridor de Rey Pila, el grupo salió a escena a las 20:45 horas. Un trance colectivo recorrió pista y gradas cuando la audiencia vio por vez primera a Dave Gahan, quien parece retar al tiempo, al estilo de Dorian Grey, pues sigue en forma tras una vida de excesos.

"Going Backwards" fue el párrafo inicial en el nuevo capítulo de la historia entre Depeche Mode y México. La gente no la cantó... ni siquiera la bailó... todo era contemplación y cientos de miles de celulares alzados, para registrar la introducción a una noche inolvidable.

De pronto cayó el primer himno de la noche: "It's No Good", tema que contagió de locura y canto a los presentes al ritmo de sus beats oscuros.

"Muchas gracias, Ciudad de México", dijo el cantante en su primera interacción y en repetidas ocasiones. Una gran sorpresa se llevó el público al ver a Simon Gore como voz principal en un par de temas: "Insight", "Home" y uno de los más populares de la agrupación, "Strangelove".

"Enjoy the Silence" y "Personal Jesus", obras inmortales que Depeche Mode heredó al mundo pop, sonaron en la recta final del concierto, el cual concluyó a las 22:45 horas.