Ver video

‘Me siento orgullosa de ser la primera actriz intersexual en un personaje trans’: Raquel Becerra

facebook

twitter

whatsapp

Email

La estrella de televisión abre su corazón y comparte cómo es su ascenso a la fama y los desafíos de la televisión abierta mexicana

Cuando Raquel Becerra ve Los Pecados de Bárbara, siente mucho orgullo al saber que ella es la primera actriz intersexual en aparecer en televisión abierta mexicana con un personaje trans.

La joven interpreta a 'Odaya' , una mujer que busca encajar en la sociedad conservadora del Pueblo de Santa Prudencia, donde ‘Bárbara’ (Diana Bovio) se convierte en una amiga incondicional, quien la apoya en cada una de sus decisiones.

Raquel nunca olvidará este personaje por la trascendencia que tiene en su carrera y a nivel personal.

En medio del Foro 7 de Televisa San Ángel, vestida con una blusa morada y una falda tableada, la actriz habló en exclusiva con Las Estrellas sobre la importancia que tiene dar más visibilidad a los miembros de la comunidad LGBTQ+.

“Tenemos que pensar que no todo el mundo tiene acceso a las plataformas digitales, es muy importante porque podemos llegar a más gente, todavía falta mucho, creo que sí vemos muchos personajes homosexuales, algunas lesbianas, poquitas, pero falta ver a más personajes trans, intersexuales, queer en general. La palabra queer engloba todo, todavía falta, pero ahí vamos, me siento orgullosa de ser la primera actriz intersexual de hacer el papel de un personaje trans en tele abierta, y eso es un peso súper grande”, compartió.

Uno de los anhelos de Raquel es poder formar parte del grupo de personas a nivel mundial que logren convertirse en un ejemplo para la niñez y la juventud, pues esas generaciones siguen en explorando su sexualidad.

“Siempre he pensado que los referentes en la vida de las personas son muy importantes, cuando tienes 10 o 12 años quieres tener un referente y faltan referentes trans, esto es muy importante porque existen muchas personitas que tienen esas edades y no tienen referentes, es un trabajo súper importante”, aseguró.

Raquel Becerra, originaria de España, abandonó su lugar de origen hace siete años para encontrar nuevas oportunidades en la actuación en México, donde descubrió una gran plataforma para brillar.

Sin embargo, esa fue una de las decisiones más difíciles de su vida, pues tuvo que dejar "todo atrás para cumplir su sueño de ser artista, lo que todo conlleva, cantar, actuar y bailar”. Aunque sus padres nunca estuvieron de acuerdo con su decisión de pertenecer a la farándula, poco a poco se dieron cuenta de que estaba determinada a hacerlo desde su adolescencia, momento en el que comenzó a destacar en las artes.

Pasando el tiempo, los padres de la joven se preocuparon por el desarrollo de su hija en esta etapa, por lo que acudieron al médico, quien les explicó que Raquel era una mujer intersexual.

“La palabra hace referencia cuando naces con características de ambos géneros, pueden ser visibles o no, en mi caso no eran visibles, lo descubrimos cuando era adolescente, no me desarrollé, entonces es cuando comenzamos a ver a doctores, y fue entonces cuando un doctor me dijo: ‘eres intersexual’”, recordó.

Tal como se lo dijeron hace varios años, la actriz explicó cómo se sabe que una persona es intersexual: “Hay personas que desde que nacen ya es visible, cada persona es diferente, de repente sus genitales no están totalmente desarrollados, no son claros entre femenino y masculino. En mi caso estaba muy claro, como siempre me definí como una niña, estaba muy claro”.

Raquel Becerra aseguró que es momento de que la gente se informe sobre qué es la intersexualidad, porque ella siempre supo quién era en realidad.

“Yo me asumí como Raquel desde que tengo conciencia. Recuerdo que como a los tres años le decía a mi mamá: ‘¿por qué siempre me pones pantalón? yo no lo entendía, yo no lo podía entender, porque con esa edad ni siquiera entiendes la diferencia entre niño y niña, para mí no era normal que me vistieran diferente a las niñas del kínder, siempre me definí como tal”, aseveró.

Por esta razón, la actriz aconseja que los padres de familia siempre quieran a sus hijos, los observen y los apoyen, porque en la niñez no existen prejuicios sobre las personas.

“Los niños son pequeños, pero no son tontos y los niños saben perfectamente lo que quieren, obviamente hay que darles su espacio, que vayan creciendo que vayan viendo las opciones de la vida, pero si ya de chiquitos lo tienen claro”, concluyó.