iStock

Más energía: té o café

facebook

twitter

whatsapp

Email

Entre el té y el café hay muchos mitos, pero quizá todo se trate de un ingrediente común y el gusto de cada quien

En nuestra cultura, el café es más popular que el té, aunque este último ha ganado terreno en las últimas décadas, quizá por nuestro acercamiento a las culturas orientales. Sin embargo, la duda persiste, ¿qué nos da mayor energía?

Beneficios del té

El té tiene fluoruro y, específicamente el té verde, contiene polifenoles, con propiedades antioxidantes que retrasan el desgaste celular. El té es un hidratante poderoso, cuestión más que básica a la hora de realizar esfuerzo físico.

Además de estas cuestiones directamente relacionadas con la energía, es bien sabido que el té en sus diversas presentaciones ayuda a la circulación, se cree que previene algunos tipos de cáncer.

El té también ayuda a controlar los niveles de azúcar, mejora la absorción de vitamina C y aporta un efecto inmediato sobre el sistema nervioso central. Como el café, contiene niveles de cafeína que dan sensación de euforia al momento y aceleran tu metabolismo .

Beneficios de la cafeína

Aunque el té tiene propiedades que no se pueden dejar de lado, el café también brinda una gran cantidad de efectos positivos en el cuerpo. Entre ellos, destacan su poder antioxidante, su trabajo sobre la memoria a corto plazo, su efectividad para los tiempos de reacción y su cuidado del hígado.

Este conjunto de beneficios, aunque no parecen estar directamente ligados con la energía, si se aplican específicamente con adultos mayores de 40 años, nos hablan de una mayor agilidad para llevar a cabo las actividades del día a día.

Finalmente, la cafeína es un poderoso energizante que, a su vez, tiene efectos secundarios como el famoso 'bajón' o los que atañen al sistema nervioso. Su presencia en el cuerpo, en realidad, dependerá de la cantidad y concentración de té o café que se beba más que de una u otra opción. Así que la recomendación es: despreocúpate y bebe lo que más te gusta.