Publicidad

El secreto para un matrimonio feliz de Bill Gates: lavar los platos con su esposa

Bill Gates junto a su esposa Melinda en 2019
AP

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

Las Estrellas

Esta es la razón por la que el fundador de Microsoft, quien es uno los hombres más ricos del mundo, limpia su cocina todas las noches

Bill y Melinda Gates llevan 25 años de casados y en una entrevista para Business Insider, la filántropa reveló que la clave del éxito de su relación consiste en compartir las labores domésticas, ya que se toman el tiempo para lavar los platos y hacer otras tareas como familia todas las noches.

Según Melinda, todo comenzó cuando se percató que siempre estaba en la cocina 15 minutos después de que el cofundador de la empresa Microsoft y sus tres hijos dejaban la habitación.

“Una noche nos levantamos después de la cena y los integrantes de mi familia comenzaron a desaparecer. Así que con la mano en mis caderas dije: ‘¡Nadie sale de la cocina hasta que yo lo haga!’. Lo que sucede es que los últimos 15 minutos se reparten muy rápido. Y luego, cinco minutos después, todos subimos. Así que creo que a veces tenemos que nombrar estas cosas invisibles que la gente ni siquiera ve que hacemos como mujeres”, detalló.

Publicidad

En su libro ‘El momento del alza: cómo empoderar a las mujeres para cambiar el mundo’, Melinda habla sobre el trabajo doméstico ‘no pagado’ que suelen hacer las mujeres, como cocinar, doblar la ropa y acudir a las consultas médicas; además agregó que las mujeres pasan siete años más haciendo esa clase de tareas que los hombres. Si ellos participaran más en el hogar, las mujeres tendrían más tiempo libre que podrían invertir en otras actividades importantes.

Esta pareja se conoció en 1987 cuando la filántropa se unió al equipo de Microsoft como gerente de producto. Bill y Melinda se casaron en Hawái en 1994 y tuvieron tres hijos Jennifer Katharine, Rory John y Phoebe Adele. En el año 2000, Melinda creó la Fundación Bill y Melinda Gates, con sede en Seattle, dedicada a reducir la pobreza y mejorar la educación y la atención médica.

En la carta anual de la fundación, Melinda compartió que siempre ha sido importante para ella y su esposo que sean socios igualitarios en el trabajo. “Con el tiempo, hemos aprendido a darnos retrolimentación en casa sobre los momentos en la oficina cuando no cumplimos con ese objetivo. Mientras pensaba más profundamente sobre la igualdad para las mujeres en todo el mundo, me siento orgullosa de que Bill y yo lo hayamos logrado en nuestra vida”, agregó.

Publicidad