iStock

Ejercicios de Kegel: el secreto para mejorar tu vida sexual

facebook

twitter

whatsapp

Email

Te decimos cómo fortalecer tus músculos pélvicos y disfrutar de un mejor encuentro sexual. ¡Aplican para hombres y mujeres!

A pesar de que fueron pensados para quienes presentaban incontinencia urinaria, los ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, descubiertos por el ginecólogo Arnold Kegel, son también recomendables para que mujeres y hombres puedan mantener relaciones sexuales más satisfactorias.

Importancia de los ejercicios de Kegel en la sexualidad

Ejercitar el suelo pélvico permite a las mujeres fortalecer sus músculos vaginales, sobre todo después del embarazo; mientras que a los hombres les ayuda a mantener el control urinario después de alguna operación de próstata, por tener vejiga hiperactiva, incontinencia fecal o goteo después de orinar.

En mujeres, el desarrollo o control de los músculos vaginales puede contribuir a aumentar la intensidad del orgasmo, ya que ayudan al correcto funcionamiento de los esfínteres.

Los hombres pueden fortalecer la base de los músculos de la pelvis para mejorar su rendimiento en el sexo. Con la práctica, es posible ejercitar los músculos que pudieron debilitarse y resolver problemas de disfunción eréctil, demorar o controlar la eyaculación.

Cómo debes hacer los ejercicios de Kegel

  • Lo primero que hay que hacer es encontrar los músculos correctos, toda vez que están en una zona interna y escondida: haz como que orinas y posteriormente te contienes; repite este ejercicio varias veces.
  • Si eres mujer debes relajar todo el cuerpo y los músculos vaginales, insertarte algo (las bolas chinas pueden ayudarte) en la vagina para que lo sostenga. También puedes introducir un dedo en la vagina para palpar los músculos y tocar las paredes vaginales.

  • Si eres hombre introduce un dedo dentro del recto, aprieta los músculos como si contuvieras la orina para después soltar.
  • Como tips sexuales, puede funcionar hacer en pareja estos ejercicios del suelo pélvico. Es recomendable hacerlos sentados o acostados. Contar hasta ocho mientras mantienen apretados los músculos, luego relajarlos y contar hasta 10.

Finalmente, repite 10 veces esta rutina, durante 3 veces al día.

¡Anímate! Los resultados son muy favorables y te permite alcanzar el máximo placer sexual.