iStock

Descubre cómo sonríe un perro y cómo puedes hacerlo más feliz

facebook

twitter

whatsapp

Email

Investigadores comprueban que los perros también sonríen, especialmente cuando juegan con sus amos y otros canes, su risa es contagiosa como la del humano

¿Es verdad que los perros sonríen? La respuesta es sí. Se ha demostrado que estos fieles animales son capaces de sonreír, expresar amor y felicidad al igual que los seres humanos. Si quieres identificar cuando tu can sonríe, sigue leyendo.

Cómo sonríe un perro

Seguramente has notado que cuando tu mascota está feliz suele mover la cola, le brillan los ojos y sus orejas parecen estar muy atentas.

Habrás visto también que su boca se abre levemente, se curva y se levanta mostrando un poco su lengua, eso quiere decir que está sonriendo. Todo esto ha sido documentado por el doctor Konrad Lorenz en un libro que habla del comportamiento de los canes.

Carcajadas perrunas

Pero eso no es todo. La investigadora Patricia Simonetm grabó los sonidos que emitían varios perros que jugaban en un parque. Estos eran jadeos entrecortados, reconocidos ahora como carcajadas.

Asimismo, se descubrió que son igual de contagiosas que las risas humanas, pues fueron escuchadas después por otro grupo de perros, quienes reaccionaron alegres a los sonidos y comenzaron a reír. Gracias a esto, la risa canina se utiliza en refugios de animales para animar a los que han sido abandonados.

Por otro lado, el profesor en Psicología de la Universidad de Tenessee, Knoxville Gordon, ha comprobado que el juego es muy importante para los animales, porque los libera del estrés y les sirve como entrenamiento. Esto les proporciona salud física, mental y mucha felicidad.

Un compañero feliz

Ver a un perro sonreír es una linda muestra de que es feliz, pero para ello debes asegurarte de darle una buena calidad de vida: juega con él y permite que se relacione con otros. Si procuras esto, ten por seguro que serás testigo de varias sonrisas. Lo mejor es que tu fiel amigo te contagiará su felicidad , porque ¿quién no sonreirá al ver a su noble amigo sano y rebosante de alegría?