Características que posee toda mujer exitosa

Descubre las seis cualidades que deben estar presentes para volar alto.
Por: Andrea Camarena
Lead
kieferpix/Getty Images/iStockphoto
Mujeres exitosas, ¿cuáles son sus principales características?
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Hablar de “éxito” puede ser algo ambiguo, pues esta palabra suele tener un significado distinto para cada quién. Si bien, para María ser exitosa puede radicar en tener un puesto de trabajo alto con buen sueldo, para Rosa el éxito puede estar en tener a su familia completa, tener salud y un techo.

Todos estas connotaciones son completamente válidas; sin embargo, hay mujeres que hoy conocemos por sus grandes hazañas y que, más allá de los ceros en sus cuentas de banco o su número de seguidores, admiramos por su talento y esencia y que, por ende, es válido considerar como mujeres exitosas e inspiradoras.

A continuación te mostramos una lista de seis características que comparten estas mujeres que, de algún modo, la ‘han roto’ en distintos ámbitos -sobre todo en los negocios- y que hoy se les considera exitosas:

1) Confianza en ellas mismas: Creer en ti -y la confianza que se refleja en consecuencia- es, probablemente, uno de los rasgos más importantes pues quien no cree fervientemente que podrá llegar lejos, es seguro que no llegará. Además, las personas huelen si tienes confianza en ti o no, y nadie quiere asociarse o hacer negocio con alguien que no cree en su proyecto o en sí misma.

"Si crees que puedes, puedes. Y si crees que no puedes, tienes razón" - Mary Kay Ash.

2) Dudar y cuestionarse: No dar nada por sentado, preguntarse por qué ocurren las cosas como ocurren, qué hay detrás, qué cabos sueltos quedan… en fin, cuestionarse constantemente de todos y todo lo que te rodea, es importante para destacar.

“No es la respuesta lo que ilumina sino la pregunta” - Eugene Lonesco.

3) Ambición y propósito: Tener metas y objetivos claros es crucial. Para cumplirlos, debes realmente querer algo con todas tus fuerzas y no temer a ‘soñar en grande’. Mujeres exitosas explican que nunca hay que conformarse sino creer que estamos destinadas a grandes cosas y ‘apuntar a la cima’.

"La inteligencia sin ambición es un pájaro sin alas" - Walter H. Cottingham
Enhancement
Prostock-Studio/Getty Images/iStockphoto
-

4) Pasión: Llegar a un lugar sin nada que te mueva o te haga vibrar lo convierte en un logro insípido, no en un éxito. El éxito debe siempre nacer, crecer y permanecer en el corazón. No importa si lo que haces te está generando dinero y prestigio, si no lo disfrutas y lo haces desde el alma, no estarás siendo exitosa.

"Para tener éxito hay que creer en algo con tanta pasión que se convierta en una realidad"- Anita Roddick

5) Humildad y empatía: La humildad viene desde un trato de igual a igual con todas las personas, hasta el aprender a decir “no sé, ¿me ayudas?” y rodearse entonces de personas que sepan más que tú en áreas en las que flaqueas. De igual manera, expertos creen que una mujer exitosa contemporánea debe sí o sí, encontrar la manera de crear espacios con una visión enfocada a la igualdad de género y a la construcción de una cultura menos machista y más equitativa, que es en donde entra la empatía.

“La humildad es la verdadera clave del éxito (...) Las personas humildes comparten el crédito y la riqueza, permaneciendo enfocadas y hambrientas para continuar el viaje del éxito” - Rick Pitino.

6) Trabajo duro: Sin duda alguna, de nada sirve tener todas las cualidades y talentos del mundo si no se tiene esto: un espíritu que busque dar lo mejor de sí cada día. No será fácil, habrá días en los que tendrás que trabajar muchas horas y sacrificar tu tiempo libre, pero si es algo que realmente quieres, seguro que valdrá la pena.

"No conozco a nadie que haya llegado a la cima sin trabajar duro. Esa es la receta" - Margaret Thatcher.

Si consideras que hay alguna de estas características que no posees o que te cuestan trabajo, no tires la toalla, todo se puede trabajar, practicar y perfeccionar. El primer paso es identificarlo y tener la disposición de cambiarlo…¡No te rindas!