¿Cuál es el alcohol que menos engorda? Esto dicen expertos

Si estás a dieta y te niegas a dejar de tomar, esto es para ti.
Por: Andrea Camarena
Lead
Rawpixel/Getty Images/iStockphoto
Las bebidas alcohólicas más bajas en calorías
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Cambiar nuestros hábitos para perder esos kilos de más puede ser complicado, sobre todo cuando llega el fin de semana. Por alguna razón, de lunes a jueves solemos ser más disciplinados y tenemos una fuerza de voluntad más grande para resistirnos a la garnacha de la esquina o al pastel que le partieron a nuestro compañero en la oficina. Sin embargo, en cuanto el calendario marca viernes automáticamente desbloqueamos nuestras ganas de desestresarnos y despejarnos con nada más y nada menos que una buena chela, una copita de vino o algo un poco más fuerte.

Desafortunadamente, el alcohol suele ser una de las principales restricciones al someterse a una dieta baja en calorías, por lo que cuando comenzamos con este nuevo estilo de vida una de las primeras preguntas que hacemos al nutriólogo es: “¿Puedo seguir tomando?” La principal recomendación es que pauses el consumo de alcohol unos meses hasta lograr tu objetivo, pero si de plano te es imposible y simplemente crees que de vez en cuando es válido echarse unos tragos (con moderación) para celebrar la vida, pero quieres hacerlo sin culpa, acá te dejamos las cinco bebidas alcohólicas que expertos dicen, son las más bajas en calorías.

1) Vodka: Un shot de vodka, según ha dicho la especialista en Nutrición, Lisa Drayer , tiene aproximadamente 97 calorías y es bajo en azúcares, lo que la convierte en una excelente opción para divertise sin remordimiento. Si no te gusta el vodka solo, puedes combinarlo con agua mineral (aunque quizás las sales que contiene te hinchen un poco) y agregar un poco de limón, pepino o menta. El martini también es una buena alternativa.

2) Whisky y tequila: De tomarse en las rocas o en una medida tipo shot, el whisky y el tequila son consideradas las segundas bebidas alcohólicas más bajas en calorías con alrededor de 110. Ahora bien, cuidado con hacer tu clásica paloma sólo porque “el tequila no engorda tanto” pues al combinarlo con refresco de toronja la carroza se convierte en calabaza.

3) Vinos secos: Se le conoce como vino seco a aquél cuya concentración de azúcar oscila entre uno y tres gramos por litro. Aunque cuando se habla de un vino seco se suele relacionar con el vino blanco, también existen vinos tintos con esta característica. Dentro de los vinos más destacados que encontrarás de este tipo se encuentran el Chardonnay, el Prosecco, el Sauvignon Blanc, el Merlot, el Cabernet Sauvignon y el Pinot Noir. Una copa de vino seco, dice Drayer, puede tener de 120 a 125 calorías.

Enhancement
AsiaVision/Getty Images
-

4) Hard Seltzer: Una de las más nuevas en el mercado y de las favoritas de quienes quieren cuidar su figura. Se trata de bebidas alcohólicas carbonatadas y ligeramente saborizadas cuya concentración de calorías es menor de 100 por lata. No obstante, su porcentaje de alcohol también es bajo (generalmente menor al 5%). Al ser una bebida creada a partir de una base de malta o azúcar fermentado, es una excelente opción para sustituir cocktails o bebidas alcohólicas dulces que suelen tener un alto contenido calórico.

5) Cerveza baja en calorías: Que no te importe lo que digan tus amigos, esta es la mejor opción para tener el sabor que tanto nos gusta en un día soleado, sin sus efectos negativos. Las cervezas bajas en calorías, dice el experto en Ciencias de los Alimentos, Dwayne Bershaw, a un medio estadounidense, tienen una enzima adicional que se agrega en el proceso de elaboración y fermentación que ayuda a descomponer todas las moléculas de almidón en los azúcares simples, haciendo que quede una mínima o nula cantidad de carbohidratos.

Como se explicaba al inicio, es importante recordar que, primero, si se quiere bajar de peso la primera sugerencia siempre será abstenerse de toda bebida alcohólica. Si ese no es tu objetivo y simplemente buscas alternativas para mantener una dieta balanceada, opta siempre por beber el alcohol "puro", es decir, sin ningún tipo de mezclador o bien, con agua carbonatada y un toque de fruta natural. Y lo más importante, evita los excesos... ¡tu cuerpo agradecerá que bebas con medida!