Dieta keto: ¿en qué consiste?

Todo lo que debes saber sobre la dieta favorita de muchos para bajar de peso, ¿en verdad funciona? ¿es buena para ti? Aquí te contamos.
Por: Andrea Camarena
Lead
Brent Lewin/Getty Images
Dieta Keto
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

De un tiempo para acá, se ha vuelto más común escuchar a alguna amiga negarte una quesadilla o una manzana. Cuando les preguntas por qué, la respuesta suele ser la misma: “Porque estoy en keto”. Debido a los resultados que muchas personas, principalmente aquellas con mayor sobrepeso, han visto en un periodo razonable de tiempo, esta dieta se ha convertido en una de las más populares de los últimos años.

Debido a esto, la cantidad de opiniones, sugerencias y comentarios al respecto, ya sea por parte de nuestras tías, amigas o incluso bloggers, ha incrementado de manera considerable y ha contribuido una enorme ola de desinformación. Por esta razón quisimos traerte una serie de mitos y realidades que debes saber, según expertos, antes de tomar la importante decisión de someter tu cuerpo a este tipo de dieta.

¿Qué es la dieta keto?

Primero que nada, entendamos de qué hablamos cuando decimos “dieta keto”. La dieta keto es la manera coloquial de llamarle a la “dieta cetogénica”, la cual, en términos simples, refiere a un régimen alimenticio que te impide consumir azúcares y carbohidratos para que tu cuerpo recurra a descomponer la grasa almacenada y produzca ‘cetones’ para generar energía. A este proceso se le denomina ‘cetosis’.

A diferencia de otras dietas, la dieta keto es rica en alimentos grasos como los quesos, las nueces, semillas, aceites, etc, así como en proteínas, vegetales y demás alimentos cuya presencia de carbohidratos y azúcares sea mínima o nula.

Cinco mitos de la dieta keto

Aquí algunos de los entredichos más comunes sobre esta tipo dieta y los beneficios que puede -o no- traer a nuestro cuerpo:

1) “Es la mejor dieta para bajar de peso”
Realidad: No, es cierto que es una dieta diseñada para acelerar la pérdida de peso, pero recuerda que cada cuerpo es diferente y lo que puede funcionar para uno puede no hacerlo para el otro. Expertos de la Universidad de Harvard explicaron que pese a que se ha comprobado que de hacerse correctamente, su efectividad es alta, aún se siguen estudiando sus efectos a largo plazo.

2) “Una vez que bajas de peso no vuelves a subir”
Realidad: No se puede generalizar. Estudios médicos muestran que de hacerse correctamente puede que no ocurra el famoso “rebote”, además de que puede ayudarte a prevenir enfermedades crónicas. Sin embargo, mucha gente la hace sin acompañamiento de un profesional, lo que ocasiona que vuelvan a subir de peso por dejar la dieta a la mitad o porque, al ver resultados, vuelven a su alimentación antigua de manera abrupta en lugar de hacerlo paulatinamente, como es recomendable.

3) “Sólo te sacrificas unos meses y ya no te vuelves a preocupar”
Realidad: Mentira. La idea es que una vez que llegues a tu objetivo seas capaz de incorporar hábitos permanentes que incluya una dieta balanceada. No se trata de estar en cetosis para siempre, si decides hacer esta dieta es importante que cuando el profesional de la salud te indique que ya lograste tu cometido, poco a poco vuelvas a consumir de todos los grupos alimentos y adoptes un estilo de vida saludable y sostenible a largo plazo.

4) “Hacer la dieta keto me hará estar más saludable”
Realidad: La dieta keto te ayudará a bajar de peso, sí, pero expertos piden tener presente que al ser una dieta alta en grasas y proteína, no se debe abusar del consumo de productos de este tipo por contemplar muchos alimentos procesados, altos en sodio, grasas saturadas, etc.

5) “La cantidad de grasa que puedo comer es infinita”
Realidad: No, la dieta keto no es sinónimo de comer toda la mantequilla y el tocino que quieras, hay que ser moderados y optar por alimentos ricos en grasas buenas como el aguacate, las semillas y el aceite de oliva, pues no medir tu consumo de grasas saturadas también puede ser perjudicial para tu salud.

En conclusión, la dieta keto, como cualquier otra dieta, no debe glorificarse pero tampoco satanizarse. Debemos aprender a ver los grises y entender que no porque sea una “moda” significa que debemos seguirla, pues es nuestra la salud la que está de por medio. Por ello, te recomendamos siempre acudir con un profesional para pedir su opinión y encontrar el plan alimenticio que mejor se adapte a tus objetivos y necesidades.