¿Las cirugías estéticas en verdad te hacen sentir más bonita?

Esto es lo que expertos han encontrado sobre los efectos de estas intervenciones
Por: Andrea Camarena
Lead
michaeljung/Getty Images/iStockphoto
¿Una cirugía instantáneamente eleva tu autoestima? ¡Descúbrelo!
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Año con año, la cirugía estética se vuelve cada vez más normal. Lo que antes era siempre ocultado e incluso señalado, hoy es celebrado y anhelado.

Cifras de la BBC arrojan que el número de procedimientos quirúrgicos con fines estéticos realizados en 2002 vs. los realizados diez años después (2012), se duplicó, siendo esto reflejo de dicha normalización por ajustar nuestro cuerpo a los estereotipos sociales de belleza.

A continuación profundizaremos en este mundo que, como el iceberg, nos enseña siempre su punta pero nunca lo que hay debajo.

¿Por qué la gente recurre a hacerse cirugías estéticas?

Expertos aseguran que la explicación más acertada tiene siete letras: presión. Así es, la presión que existe, sobre todo para las mujeres, de siempre lucir jóvenes y ‘hermosas’ (según lo que dicta el impuesto social), es el primero móvil que las lleva a someterse al bisturí.

Datos de expertos dictan que el 85% de las personas que se someten a cirugía estética son mujeres. La mayoría, mujeres que buscan atraer a los hombres a través de su físico.

“La gente cree que será más feliz y tendrá más éxito si se ajusta más a estas normas culturales” dice el sociólogo inglés Tom Shakespeare a la BBC.

Otro de los grandes culpables de que las mujeres se sientan insatisfechas con sus cuerpos, apunta Tom, es la pornografía. Existiendo un ‘poderoso impulso’ por ajustarse al ideal pornográfico que sugiere una imagen idealizada de cómo deberían verse las mujeres.

En esta línea, una baja autoestima, signos de depresión o ansiedad, también pueden llevar a las personas a querer someterse a estos procedimientos.

¿Es cierto que las mujeres que se hacen cirugías se sienten mejor?

Ahora sí, por lo que viniste. Muchas personas claman que la cirugía estética, lejos de ser un signo de falta de amor propio, es una valiente manera de empoderarse. Resaltando así que ésta tiene distintos beneficios emocionales y psicológicos, sin embargo, esto es lo que expertos opinan sobre estas afirmaciones.

1) Estudios se debaten entre si las cirugías traen felicidad consigo o no: Una investigación realizada en Noruega estudió a un grupo de mujeres por 11 años. En este lapso, el 5% de ellas se hicieron cirugías estéticas ¿el resultado? Las mujeres que se habían hecho estos procedimientos no mostraron una percepción superior de sí mismas en términos de bienestar. Incluso, este estudio afirmó que condiciones como la ansiedad, baja autoestima y depresión se agudizaban luego de la cirugía.

En contraste, otro estudio publicado en la revista ‘Clinical Psychological Science ’ observó a 800 personas que estaban considerando hacerse una cirugía estética. De éstas, 544 siguieron adelante con la cirugía y, un año después, se encontró que aquellos que se sometieron a la cirugía estaban más satisfechos con la característica que se operaron, que el resto que también tenía algo que no le gustaba de sí, pero ya no se animó.

Además se encontró un incremento en actitud positiva, autoestima, satisfacción y, distinto a lo que plantea el estudio anterior, también se encontró disminución de ansiedad en las personas que sí se hicieron la cirugía. (Oh pues, ¡decídanse!)

2) La cirugía te quita años, pero no necesariamente te hace ver mejor: Un sitio médico especializado compartió que un estudio mostró que la cirugía plástica facial podía hacer ‘retroceder el tiempo’ un promedio de tres años, pero, en su mayoría, no aumentaba el atractivo.

Si bien, puede que para algunos sí funcione en ambos sentidos, el médico cirujano Dr. Joshua Zimm , afirma que él no puede prometer a sus pacientes que se verán más ‘estéticos’, sólo que lucirán más frescos y radiantes.

3) Modificar eso que no te gusta puede hacer que (por fin) deje de ser una obsesión: En un análisis exploratorio en el mismo estudio de Clinical Psychological Science, la cantidad de tiempo destinado a pensar o preocuparse por su imagen, disminuyó en aquellos que se sometieron a cirugía. Esto, dicen expertos, tiene sentido si se piensa que una vez que se satisface una ‘necesidad’ o deseo, éste deja de existir.

Por ejemplo, una persona con mucho pelo jamás pasa acomplejado por tener una calva o grandes entradas. Y si no se pasa tiempo pensando en ello o comparándose con los demás, entonces se vuelve algo de menor importancia.

No obstante, hay que recordar que muchas personas, en lugar de quedarse satisfechas, pierden ‘el miedo’ al bisturí y comienzan a encontrarse defectos que deben ser arreglados con cirugía por doquier, lo que deriva en una adicción. Pero ese es otro tema.

Entonces, ¿la cirugía sí me hará sentir más bonita? Como puedes ver, la ciencia no tiene una respuesta puntual, sin embargo, es importante recordar que no es lo mismo estar satisfecho con algo, que ser feliz.

La felicidad va mucho más allá (o al menos debería) de un rasgo físico así que, sin ánimos de persuadirte para que te hagas o evites una cirugía, sólo recuerda que si decides hacerlo, debes tener claras las razones y saber que tu valor, no reside ni jamás residirá en tu apariencia física.