Los mejores remedios caseros para quitar las 'patas de gallo'

Dile adiós a esas arrugas en los ojos y quítate unos años de encima
Por: Andrea Camarena
Lead
VladimirFLoyd/Getty Images/iStockphoto
Descubre los mejores tips para disminuir las 'patas de gallo'
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Para hablar de desaparecer las famosas 'patas de gallo', primero hay que entender qué son, por qué salen y cuáles son los métodos más efectivos para erradicarlas -o al menos dismularlas- lejos del bótox y otros tratamientos dermatológicos.

Aquí te contamos todos los detalles que necesitas sobre estos -a veces molestos- signos de edad y, por supuesto, te contamos qué sugieren expertos en la materia para eliminarlas desde casa.

¿Qué son las 'patas de gallo'?

Las patas de gallo, explican sitios médicos, son esas líneas finas perpendiculares que se desarrollan alrededor de los ojos, sobre todo en el rabillo del ojo, y suelen ser más prominentes y profundas que otras líneas de expresión facial.

¿Por qué salen las patas de gallo?

Además del envejecimiento natural -que trae consigo menor producción de colágeno y de grasa en la piel- existen algunos factores que pueden incrementar la formación de patas de gallo como lo son:

- Exposición a rayos UV.
- Movimientos faciales repetitivos.
- Resequedad en la piel.
- Malos hábitos de sueño.
- Menopausia.
- Deshidratación.
- Fumar.





¿Cómo puedo eliminar las patas de gallo desde casa

Todas las fuentes consultadas coinciden en que, sin duda, la manera más efectiva de eliminarlas es mediante tratamientos y procesos dermatológicos como ungüentos tópicos, botox, rellenos, láser, etc. Sin embargo, también convienen en que existen ciertas acciones y hábitos que, sin tener que acudir al médico, pueden contribuir a reducir su apariencia tales como:

1) Compresas de leche: Dado que la leche es rica en nutrientes como vitaminas y minerales, y en compuestos como aminoácidos (ayudan a la producción de colágeno), es un excelente ingrediente para cuidar de la piel. Además, la leche tiene grasa natural que ayuda a mantener la piel hidratada, haciéndola suave y radiante.

¿Cómo hacerlo? Remoja una toalla o paño en leche entera. Coloca la toalla sobre los ojos y a los lados de la cara. Retire la toallita después de 15 minutos y lávese la cara. Repite esto dos veces al día. Para beneficios adicionales, puedes agregar aceite de almendra y/o un poco de miel de abeja.

2) Mascarillas: Éstas son una de las soluciones más recomendadas y contemplan ingredientes como huevo, papaya, yogurt, aguacate, pepino, aloe vera y miel de abeja, los cuales son altos en nutrientes como vitamina E, A, C o B5, y tienen propiedades exfoliantes y humectantes que hacen que nuestra piel, y en este caso nuestros ojos, recuperen su elasticidad y tonificación.

3) Dieta balanceada: Lo que somos por fuera es un reflejo de lo que somos por dentro, por lo que, consumir una dieta saludable puede ayudar a mantener una piel sana y joven. Lo más recomendable es consumir grasas saludables como aguacate, aceite de oliva o nuece, pescados rico en omega-3 como el salmón, y alimentos ricos en vitamina C como las naranjas y las bayas.

Asimismo, se recomienda moderar tu consumo de alcohol y/o alimentos con alto contenido de sal, pues éstos sólo te hinchan. Lo ideal es acompañar tu alimentación balanceada con actividad física para tener como resultado, un estilo de vida que se vea reflejado en tu piel.

4) Adiós cigarro: Si eres fumadora te tengo malas noticias...¡eres más propenso a que estos signos de edad aparezcan! La nicotina puede dañar tu piel, reducir considerablemente la producción de colágeno y, por tanto, acelerar el proceso de envejecimiento. Por ello, si las patas de gallo deseas prevenir o desaparecer, es fundamental que te despidas del cigarro.

5) Usa protector solar DIARIO: Quizás te dé flojera ponértelo todos los días, pero hacerlo es esencial para proteger tu piel de los rayos solares, pues incluso cuando está nublado, éstos tienen un efecto sobre tu piel. Además, la piel alrededor de los ojos es especialmente delgada y delicada, por lo que hay que ser doblemente cuidadosos y precavidos con ésta.

6) Manténte hidratada: Además de utilizar cremas hidratantes para la piel, es necesario que consumas mucha agua durante el día para que también tu piel pueda hidratarse desde dentro. La recomendación es consumir entre 8 y 10 vasos al día (el equivalente a dos litros de agua).

7) Duerme bien: Tu piel se rejuvenece y se repara mientras duermes, por lo que descansar y dormir de 7 a 8 horas diarias es fundamental. Además, dormir bien reduce la producción de cortisol, una hormona del estrés que puede provocar la pérdida de colágeno.

No olvides que aunque estos consejos pueden ser de gran utilidad, sus efectos no son tan eficaces como los que incluyen a un médico especialista. Sin embargo, sí que puedes construir una rutina de cuidado de la piel y un estilo de vida que te permitan reducir al máximo las posibilidades de que estas arrugas se acentúen.