¿Para qué sirve el aceite de coco en la cara?

Estos son los beneficios que esta sustancia grasa puede traer a tu piel.
Por: Andrea Camarena
Lead
privetik/Getty Images/iStockphoto
Aceite de coco en la piel
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde la disminución de los niveles de colesterol, hasta mejorar las funciones cerebrales en pacientes con Alzheimer, consumir aceite de coco se asocia con una cantidad importante de propiedades promotoras de la salud. Ahora bien, ¿qué pasa cuando en lugar de comerlo lo aplicamos a la cara? Esto es lo que estudios médicos dicen sobre los efectos de este aceite en tu piel.

¿Qué nutrientes tiene el aceite de coco?

Antes de conocer sus beneficios, hay que entender qué es lo que hace del aceite de coco, uno de los productos más cotizados de los últimos años. Para empezar, se trata de un producto que se elabora extrayendo el aceite de los cocos crudos o granos de coco secos y que aunque a temperatura ambiente es sólido, al calentarse se logra ablandar. Tal y como la fruta de la que proviene, este aceite es rico en ácido grasos “de cadena media” que suponen un tipo de grasa saturada.

De acuerdo con expertos en nutrición , una cucharada de este aceite tiene aproximadamente 12 gramos de grasas saturadas y uno de grasa insaturada. Dentro de los ácidos grasos que contiene, se encuentran el láurico, mirístico, caprílico, palmítico, entre otros.

¿Qué tipos de aceite de coco existen?

Son diversos los tipos de aceite de coco disponibles, sin embargo, los más comunes son dos: el aceite de coco virgen y el aceite de coco refinado. El primero se caracteriza por haberse extraído de cocos frescos y por lo tanto, ser una mayor fuente de antioxidantes. Por su parte, el refinado está hecho de carne de coco seca, por lo que pasa por un proceso de extracción y producción más complejo. Aunque éste también goza de una gran cantidad de nutrientes, se recomienda optar por la primera opción, la cual al ser más natural, mantiene mejor las propiedades y beneficios de esta fruta tropical.

Enhancement
svehlik/Getty Images/iStockphoto
Aceite de coco en vaso

¿Cómo puede beneficiar el aceite de coco a mi piel?

Ahora sí, hablemos de lo que más nos interesa: lo que puede hacer este aceite por nuestra piel. A continuación algunos de los que expertos coinciden, son los principales atributos de este producto:

- Protección contra microorganismos dañinos: Estos ácidos grasos de “cadena media” que mencionábamos hace unas líneas, contienen propiedades que ayudan a proteger la piel contra microorganismos nocivos. Esto, en lenguaje piel significa que previene muchos tipos de condiciones (que odiamos) como el acné, pero también algunas que se presentan en otras zonas del cuerpo como la celulitis, la foliciulitis e incluso el pie de atleta. Estudios afirman que es el ácido láurico, mismo que se encuentra en mayor proporción en el aceite de coco, el que actúa de manera más efectiva para detener el crecimiento de estas bacterias.

- Disminución de inflamación: Otro de los beneficios del aceite de coco está en su propiedad antiinflamatoria, por lo que ayuda a reducir significativamente el rastro de muchos trastornos de la piel como la dermatitis de contacto, el eccema y la psoriasis. Esto se le atribuye, en parte, a su capacidad de mejorar el estado antioxidante que neutraliza los átomos reactivos que contribuyen a la inflamación.

- Hidratación: Aunque la totalidad de los efectos del aceite de coco siguen siendo estudiados, se ha observado que éste puede contribuir a hidratar y suavizar la piel seca incluso en personas con afecciones en la misma.

Pese a que su alto contenido graso prende ciertas alertas en expertos del corazón que sugieren moderar su consumo, el uso de este aceite en la piel cada vez parece convencer más a dermatólogos y especialistas. No obstante, sus efectos siguen siendo estudiados, por lo que te recomendamos probar este poderoso ingrediente con cautela y con la orientación de algún profesional en cuestiones de higiene y salud en la piel.