¿El amor dura para siempre? Esto dice la ciencia

La pregunta del millón a la que Disney diría que sí y para la que los expertos tienen otra respuesta. Aquí te la contamos.
Por: Andrea Camarena
Lead
Pixabay
Pareja
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Desde que somos pequeños crecemos con la idea de que el amor en pareja es el fin último al cual aspirar. Nos enseñan que hay encontrar alguien con quien establecernos y pasar el resto de nuestros días, pero lo que no nos dicen es que, en realidad, hay relaciones que no cumplen con ese "felices para siempre" ¿Qué pasó ahí? ¿Por qué algo que un día parecía eterno de pronto llega a su fin? Esto dicen los expertos.

¿Cuánto tiempo dura el amor?

Hay estudios que afirman que la etapa denominada “amor” como tal, dura únicamente cuatro años, siendo que las personas que están más tiempo juntas lo hacen más por una cuestión que recibe el nombre de apego.
En 2019, el académico de la UNAM Ricardo Trujillo, afirmó que el amor como concepto no cambia, lo que cambia es “el tipo de sociedad y la forma de relacionarnos”. Trujillo argumentaba que hoy en día es más fácil que las relaciones sean frágiles y duren incluso menos que los cuatro años dichos por algunos expertos, debido a que las nuevas generaciones “se renuevan continuamente y eso provoca que se forjen vínculos tenues, fugaces”.

Sin embargo, la idea de un amor para toda la vida -comprendiendo el amor no como una etapa sino como un conjunto de elementos que, alineados, pueden dar lugar a una relación duradera- puede no estar perdida del todo, pero existen muchos factores que deben estar presentes para que esto suceda.

¿Por qué se termina el amor?

Hay muchas versiones de lo que ocurre cuando sentimos que el amor simplemente se acabí. Aquí te van las más aceptadas por la ciencia:

1) “Porque nunca existió” - Diría la terapeuta y escritora estadounidense, Louise Lynn Hay, quien afirmó en diversas ocasiones que si el amor se acaba es porque se confundió con enamoramiento -la fase previa al amor que dura entre seis y dos años según expertos- y que nunca llegó a madurar para convertirse en amor como tal. Y es que para Hay el amor se define como “algo más que el sentimiento amoroso", pues amar implica desarrollar una proactividad al servicio de la relación.

Al respecto, el psicólogo Walter Riso ha dicho que el enamoramiento nos lleva a distorsionar la realidad, por lo que cuando ese período llega a su fin, el encanto termina y nos es fácil decir que “el amor se acabó” cuando en realidad, según Riso, lo que ocurre es que “estamos tan cegados por el intenso torbellino emocional que sentimos (...) que no vemos al otro tal como es, sino como nos gustaría que fuese”, y eso provoca que al verlo sin ese velo, nos demos cuenta que quizás no nos gusta su verdadero 'yo' y por lo tanto, no amamos a esa persona, lo que amábamos era la idea que teníamos.

2) Por falta de amor propio: Otro argumento que da Hay, la terapeuta, es que si el amor entre una pareja se extingue es porque una -o ambas partes- carecían de amor propio. “Es imposible amar a los demás si no nos amamos primero. Nuestra falta de autoestima nos hace buscar en nuestro compañero sentimental el cariño, aprecio, reconocimiento y apoyo que no nos damos nosotros mismos” dice.

3) Porque se “quería”, mas no se amaba: El psicólogo Walter Riso ha hecho público que cuando una relación en la que se creía que el amor predominaba llega a su fin, es porque lo que unía a ese par era el cariño, no el amor, ¿la diferencia? “Queremos cuando sentimos un vacío y una carencia que creemos que el otro debe llenar con su amor. Amamos cuando experimentamos abundancia y plenitud en nuestro interior, convirtiéndonos en cómplices del bienestar de nuestra pareja” dijo Riso. Algo similar a la autoestima de la que hablaba Hay.

"Yo hago mi vida, tú haces la tuya. Si coincidimos, será maravilloso. Si no, no hay nada que hacer" - Fritz Perls, psicoanalista.

¿La falta de sexo hace que amor se acabe?

Hay una tercera versión que quizás no funge como base pero sí como complemento, que es la expuesta por David Deida, experto en psicobiología, quien luego de años investigando concluyó que uno de las claves para que una relación perdure es “mantener encendida la pasión sexual”, pues para que la atracción y el deseo se mantengan vivos deben desempeñarse durante toda la relación, los roles femenino y masculino que derivan de las esencias sexuales. Estos roles, según dijo Deida al diario EL PAÍS , no tienen que ver con el sexo (hombre o mujer) sino con la actitud y energía que cada uno asume en la cama.

En esta línea, Deida descubrió que en tanto los amantes se van conociendo y aprenden a respetar sus diferencias, el deseo y la pasión sexual crece y prevalece por años, pero que siempre requiere que ambas esencias sexuales pongan de su parte. La esencia masculina, según dijo, debe trascender su obsesión por la libertad y dedicar más tiempo a cuidar su vínculo afectivo, mientras que la esencia sexual femenina debe ser más grande que su anhelo de ser amada y aprender a ser independiente emocionalmente. La libertad, de hecho, es señalada por muchos expertos como un punto crucial para que haya cabida una relación larga.

“Cuanta más libertad goza la relación, más posibilidades existen de que florezca el verdadero amor” - Deida.

En conclusión, el amor como etapa, en términos psicológicos y científicos, no dura más que unos cuantos años, pero viéndolo como algo más grande e intangible, una relación sí tiene el potencial de durar para siempre y cuando se contemplen los principios que los expertos sugieren aplicar como el quererse a sí mismo, el saberse libre, el mantener viva la llama, y el entender que si dejamos de ver a una persona "perfecta" no es culpa de esa persona, sino nuestra por aspirar a vivir un eterno enamoramiento que por naturaleza, tiene fecha de caducidad.