¿Qué son los fetiches y cuáles son los más comunes?

La atracción por los pies es uno de los fetiches más usuales
Por: Erik Solís
Lead
Moussa81/Getty Images/iStockphoto
Conoce qué es un fetiche y cómo practicarlos con tu pareja
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

‘Christian Grey’ saca del buró unas esposas de metal, son macizas y están frías: “Tengo ganas de usarlas contigo ahora. ¿Quieres jugar?”, le expresa a ‘Anastasia’, quien inmediatamente dice que sí.

“Esto no va a doler, ‘Anastasia’. Pero va a ser intenso. Muy intenso, porque no voy a dejar que te muevas. ¿Entendido?”, continúa ‘Grey’, quien comienza a dominar a la joven con su consentimiento.

¿Recuerdas esa escena? Hablamos de la película, inspirada en el libro del mismo nombre, '50 sombras de Grey', y que quizá sea el filme erótico más popular de los últimos años.

Tras el lanzamiento de éstos, el tema de los fetiches sexuales (aunque siempre presentes en algunas obras literarias, películas y el imaginario colectivo) tomó un nuevo impulso y se puso sobre la mesa, además de ser motivo de diversos análisis, estudios y ensayos.

Por eso, seguramente has escuchado esa palabra, así que aquí te quitamos de dudas y te explicamos qué son los fetiches sexuales.

¿Qué es un fetiche?

Un fetiche es una fijación sexual en un objeto o acto específico que es necesario para la satisfacción sexual de una persona. A menudo, es algo que puede no ser inherentemente sexual, como zapatos, cuero o esposas.

En pocas palabras, es la excitación sexual que ocurre como respuesta a un objeto o parte del cuerpo atípicamente sexual.

Y aunque el tema ha estado rodeado por tabúes, podemos decir que se trata de gustos o fijaciones particulares y que dependen de la naturaleza de cada persona, pero que el objetivo final de cada uno de ellos debería ser, en todo caso, disfrutar plenamente de la vida sexual.

Sin embargo, y según el doctor Fernando Rosero, médico especialista en salud sexual, no hay que confundir el gusto por algo durante el sexo con una parafilia.

A todos nos pueden gustar distintas cosas durante una relación sexual, pero, según explica Rosero a BBC Mundo, quienes tienen una parafilia a veces "dependen de manera obsesiva y permanente de ese fetiche" para lograr placer o excitación.

¿Cuáles son los fetiches más comunes?

Pies

Los especialistas consideran que el fetiche por los pies hace que las personas se exciten sexualmente al ver, oler, acariciar, besar, lamer o chupar los pies de su pareja.

Enhancement
AJ_Watt/Getty Images/iStockphoto
Fetiche por los pies.

Látigos

Este consiste en el uso de estos objetos durante el acto sexual, generalmente para estimular y entrar en los roles de "castigador", "castigado" y "sometido". No obstante, abusar de esto o hacerlo de forma muy ruda podría lastimar a quienes lo practican.

"Este tipo de juego de poder y castigo es muy divertido, pero puede volverse doloroso muy rápidamente si usted y su pareja no lo hablan primero. Pregunte dónde les gustaría que los azoten y discuta una escala para evaluar el dolor, siendo 10 el látigo más duro y 1 el más suave", explica la terapeuta sexual Holly Richmond a Women's Health.

Enhancement
Marccophoto/Getty Images/iStockphoto
Fetiche por los látigos

Medias

"Si alguien tiene un fetiche por las medias de nylon, significa que se siente atraído por alguien que las usa o se las pone. La parte táctil los enciende", explica Richmond.

Enhancement
ariwasabi/Getty Images/iStockphoto
Fetiche por las medias

Cuckolding

Este acto requiere que una persona mire a su pareja teniendo relaciones sexuales con otra persona o escuche historias sobre su pareja teniendo relaciones sexuales con otra persona.

El objetivo aquí suele ser la "humillación". La persona que mira o escucha se enciende porque su pareja desea a alguien más sobre ella. Disfrutan de la estimulación de ser engañados y experimentar con un acto que se considera tabú.

Siempre recuerda que lo más importante antes de contarle a tu pareja que tienes ciertos fetiches es saber que el consentimiento será la clave de todo.

Además, la clara comunicación: “Ten esta conversación con tu pareja cuando los dos estén relajados. Investiga y comparte con ella información confiable. Comparte también videos, libros, artículos y la información de investigadores sexuales, académicos, expertos, educadores y terapeutas que apoyen y normalicen tus intereses" explica el terapeuta sexual Kelifern Pomeranz a Women's Health.