Tips para lograr una eyaculación femenina

Lo que nadie te dijo sobre tener un orgasmo y ese líquido que todas queremos expulsar
Por: Andrea Camarena
Lead
olegbreslavtsev/Getty Images/iStockphoto
¿Cómo lograr una eyaculación femenina?
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

¿Por qué es tan fácil que un hombre eyacule y a las mujeres nos cuesta más? ¿Es lo mismo eyacular que ‘squirtearse’? ¿Cómo se puede lograr? Ok, vámonos lento.

El tema de la eyaculación femenina ha sido uno de los más debatidos y controvertidos entre sexólogos, y es que, para ser honestos, todo lo relativo a la sexualidad femenina ha sido y sigue siendo un tabú, lo que ha hecho más complicado que tanto hombres como mujeres tengamos información del tema.

Pero por eso estamos aquí, para hablar de eso que no se suele hablar y que sí que es necesario abordar, ¿pues qué mujer aquí no quiere sentir el intenso placer que viene con la eyaculación? Así que, no se diga más, ¡a informarnos se ha dicho!

¿Qué es la eyaculación femenina?

Mucho se sigue estudiando al respecto, pero una de las teorías más aceptadas consiste en que la eyaculación femenina es, técnicamente, una pequeña cantidad de líquido blanco lechoso que proviene de la glándula prostática femenina (glándula de Skene) que se ubica en la pared anterior de la vagina.

Sin embargo, esos “chorros” que suelen aparecer en el porno, mejor conocidos como ‘squirt’ refieren más al resultado de que las mujeres con músculos pélvicos 'frágiles' orinen un poco durante el orgasmo y esta orina se combine con el líquido anteriormente descrito. Entonces no, no son lo mismo.

Eyacular es algo que, apuntan expertos, hacemos de manera a veces imperceptible casi siempre que tenemos un orgasmo y cuyo líquido viene de la glándula ya mencionada. Mientras que el squirt es el líquido que ves en la típica escena de porno, que combina algo de orina y está asociada a un orgasmo muy intenso.

¿Todas eyaculamos?

Expertos afirman que si bien todas las mujeres eyaculamos, la mayoría no lo sabemos, pues a veces el líquido puede fluir hacia la vejiga y no nos percatamos visualmente de que ocurrió. También, sexólogos apuntan que las mujeres creemos que si no hay ‘chorro’ como el que la pornografía nos vende entonces no estamos eyaculando, pero en realidad la eyacuación suele llegar de distintas maneras para cada mujer una vez que alcanza el orgasmo.

No obstante, aunque el ‘squirt’ suele verse exagerado y se ha registrado que sólo el 10% de las mujeres lo han experimentado, especialistas explican que todas podemos lograrlo con el estímulo adecuado.

Enhancement
miljko/Getty Images/iStockphoto
-

Seis pasos para lograr un ‘squirt’

Dado que la eyaculación es, de algún modo, algo más natural y fácil de lograr al ser a lo que la mayoría llega con un orgasmo, optamos mejor por dejarte seis pasos que sexólogos y expertos en el tema recomiendan para llegar a ese punto de excitación máxima que puede derivar una eyaculación más desmedida.

1) Primero experimenta tú sola: El primer paso es masturbarse. Expertos afirman que es importante que primero tú identifiques tus puntos y experimentes con regularidad para que, llegado el momento, los orgasmos sean más accesibles.

2) Encuentra y estimula tu punto G: El punto G se encuentra dentro de la vagina, en la pared vaginal hacia el estómago. Para encontrarlo se recomienda o sentarte con las rodillas dobladas en el suelo o la cama, o bien, acostarte y levantar el cuerpo hacia arriba despegando la pelvis de la cama.

Después, coloca un dedo en tu vagina y enróllelo hacia tu ombligo.Sentirás ahí una superficie un poco rugosa, parecida a la de la piel de naranja. Sexólogos sugieren comenzar a ‘jugar’ ahí dentro y, mientras, presionar los músculos abdominales y del piso pélvica a medida que se siente que se acerca el orgasmo.

Ojo: puedes usar lubricante o algún juguete sexual para potenciar tu experiencia.

3) Conecta con tu pareja: Cuando ya lo hagas con tu pareja , “la conexión lo es todo” refieren algunos. Si quieres tener una mejor conexión con tu pareja, se sugiere sentarse frente a él o ella, mirarlo profundamente a los ojos, tocar su pecho y poco a poco sintonizar las sensaciones de sus cuerpos a medida que sientes cómo la respiración entra y sale. Las técnicas de respiración, afirman, activan el suelo pélvico y ayudan a generar calor.

4) Ten muchos ‘juegos’ previos: Si quieres lograr un ‘squirt’ es importante que inices con una intensa sesión de coqueteo y excitación. Deja que tu pareja explore tu cuerpo, sobre todo el área íntima. Bésense, tóquense dejense llevar. Esto aumentará el almacenamiento de líquidos en la esponja uretral que se expulsan durante el famoso chorro. Eviten penetración hasta que el nivel de excitación sea muy alto.

5) Relájate y haz los movimientos correctos: Luego de estos juegos, auéstate, respira hondo, y pídele a tu pareja que lubrique sus dedos índice insertando primero uno, y luego gradualmente ambos, lenta e intencionalmente en la vagina. El sexólogo Nan Wise recomienda, también, que tu pareja acaricie rítmicamente la longitud de la vagina comenzando desde la parte más profunda y aplicando algo de presión hacia arriba, hacia el ombligo, como si hiciera un movimiento de "ven para acá”. Tanto la presión como la velocidad, deben aumentar poco a poco.

Comuníquense mucho, tú dile a tu pareja si eso te gusta, si aguantas m,ás presión, sin no, etc. Para aumentar la posibilidad de que el ‘squirt’ ocurra, aprieta tus músculos vaginales alrededor de los dedos de tu pareja y presiona hacia abajo a medida que las sensaciones aumentan.

6) Déjate ir: Una vez que te dejas de preocupar por arruinar las sábanas y aceptas que no te vas a orinar como tal, es que puede experimentar el placer total de ‘chorrear’ durante el sexo.

Lo más importante de esta experiencia es que más allá de hacerla por “tener un squirt” o cosas de fantasía, lo hagas fluyendo y sin el estrés de “¿qué pasa si no lo logro?”. El sexo y todo lo que viene antes, es algo que se trata de placer, conexión y sensaciones inexploradas, así que tú fluye ¡y a ver qué pasa!