Tips para sanar un corazón roto

¿Te rompieron el corazón? Esto recomiendan expertos para seguir adelante.
Por: Andrea Camarena
Lead
Professor25/Getty Images/iStockphoto
¿Cómo sanar un corazón roto?
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Cuando tus ilusiones estaban puestas en alguien y, de pronto, esa persona toma su alfiler y poncha tu nube, la caída duele, y duele mucho. Cuando nosotros aún tenemos energía y ganas de luchar por alguien y esa persona suelta un ‘no eres tú, soy yo’, o bien, cuando nos damos cuenta que el amor no basta y que es mejor que cada quién siga por su lado, es normal escuchar sentir que el aire nos falta.

Sabemos que en ese momento te parece inconcebible una vida sin la otra persona y que cuando la gente te dice que ‘algún día te sentirás mejor’ parece mera fantasía, pero ¿sabes algo? en realidad sí se puede seguir adelante. Aunque es cierto que es el tiempo el que hace la mayor parte de la magia, también hay algunas recomendaciones que terapeutas y expertos en relaciones dan para que tu proceso de duelo sea mucho más liviano. Aquí te decimos las mejores:

1) Date permiso de llorarlo: No intentes reprimir lo que sientes ni fingir que estás bien. La tristeza, soledad, enojo, culpa o frustración no son sensaciones agradables, pero para que se vayan tienes que sentirlas, nunca evadirlas. Si no quieres que la gente te vea llorar, es válido, hazlo en tu cuarto o en algún espacio en el que sientas la libertad de desahogar todo eso que hoy está en tu corazón.

2) No te descuides a ti misma: En este punto es fácil olvidarnos de nosotras, de lo que nuestro cuerpo y mente necesita, pero por más que te sientas desganada y con nula energía para darte un baño, esfuérzate en no perder esos pequeños hábitos de cuidado personal como arreglarte, hacer ejercicio o comer bien.

3) Hazle saber a tu gente qué necesitas: Generalmente, cuando terminas una relación, tu red de apoyo (familia y amigos) se ponen a tu disposición y te dicen que “están ahí para lo que necesites” pero tampoco puedes esperar que sepan con certeza qué necesitas si no se los dices. Así que, para evitar malentendidos, psicólogos recomiendan que les hagas saber, explícitamente, cómo te pueden apoyar. Puede ser que necesites que te saquen a despejarte, que te escuchen, que te traigan un helado...lo que sea, pero díselos. Recuerda que “a quien no habla Dios no lo escucha”.

4) Sal de tu casa: Procura hacer actividades fuera de tu casa que le den a tus ojos algo de color y a tus pulmones, algo de aire fresco. Un estudio reciente encontró que pasar aproximadamente dos horas a la semana fuera de tu casa, ayuda a mejorar significativamente tu salud física y mental, así que ¡adiós cuarto, hola parque!

5) Escucha podcasts y lee libros de autoayuda: Cuando leemos o escuchamos que hay otras personas que han pasado por situaciones similares a la nuestra, nos identificamos y nos es mucho más fácil transitar por este camino, pues nos recuerda que no estamos solos y lo más importante, que sí se puede volver a estar bien.

6) Prueba nuevas actividades: Cuando nos atrevemos a salir de nuestra zona de confort, dicen expertos, muchas cosas buenas pasan con nuestro cuerpo y mente. De pronto comenzamos a poner nuestra energía en cosas que antes ni imaginábamos o que habíamos postergado porque ‘preferíamos nuestra relación’ pero que pueden convertirse en hobbies increíbles y en incentivos para ver las cosas desde otra perspectiva.

7) Eso que sientes, escríbelo: Sin duda, una de las terapias más eficientes. No tienes que ser un escritor profesional ni nada por el estilo, pues esto es sólo tuyo y para ti. Intenta poner en papel todo eso que alberga tu alma y que con sólo respirar, duele. ¿Qué sientes? ¿Qué se quedó inconcluso? ¿Qué no le dijiste a esa persona? ¿Qué te quieres decir a ti misma? No importa que no tenga sentido, la mejor redacción o signos de puntuación, lo importante es que veas este ejercicio como una herramienta de liberación.

8) Busca ayuda profesional: No te avergüences si consideras que el duelo que estás viviendo es algo que se sale de tus manos y que llevarías mucho mejor con ayuda de algún psicólogo. Eso, lejos de ser algo vergonzoso, es algo súper valiente, así que no temas, en cuanto sientas que es momento de pedir un poco de ayuda extra, hazlo. Recuerda que tu mente es tu hogar, si quieres vivir en un lugar en el que te sientas bien, segura y tranquila, hay que darle mantenimiento.

El pilón: Sé paciente, ve un día a la vez. No hay prisa ni tiempos establecidos. No porque tu amiga superó a su ex en un mes significa que tú también lo tienes que hacer. Cada relación y persona es distinta, así que ve a tu ritmo y llévalo poco a poco para que el proceso no te sea eterno. Te prometo que aunque parece que no tiene fin, cuando menos te lo esperes estarás del otro lado.

Si conoces a alguien que en este momento tenga el corazón roto, envíale esta información para que tenga todas las herramientas que necesita para atravesar por esto. Si tú eres la que tiene el corazón roto, esperamos que esto te sea de gran ayuda. Te mandamos un abrazo grande y mucha fuerza. ¡Ánimo! Recuerda que de amor nadie se muere.