Verónica Castro: ¿por qué decidió evitar el matrimonio?

La actriz y cantante vivió una experiencia por la que nunca llegó al altar
Por: Javier García
Lead
Mezcalent
¿Por qué Verónica Castro evitó el matrimonio?
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Verónica Castro se encuentra entre las celebridades más importantes del entretenimiento en México, destacando por su participación en la pantalla chica, donde marcó una época tanto en las telenovelas como en programas de televisión.

A lo largo de su trayectoria, la actriz y cantante de 69 años ha protagonizado varios romances que han tenido un impacto mediático en su vida pero a pesar de esto, nunca llegó al altar.

¿Por qué Verónica Castro decidió evitar el matrimonio?

Verónica Castro vivió una experiencia por la que decidió nunca casarse, aunque estuvo muy cerca de vestirse de blanco en más de una ocasión.

En la década de los setentas, la protagonista de 'Los ricos también lloran' conoció a Manuel 'El loco' Valdés y fruto de su relación, el 8 de diciembre de 1974, nació Cristian Castro, hijo al que registró solo bajo sus apellidos ya que el comediante no estuvo presente durante la gestación y tampoco en los siguientes años.

Tras este romance, Verónica Castro y el actor Enrique Niembro, con quien tuvo a su segundo hijo, Michel Castro, se enamoraron y aunque la pareja estuvo muy cerca de casarse, la presentadora recibió una llamada de sus suegros en la que le comunicaron que no estaban de acuerdo con la unión, por lo que se arrepintió de está decisión.

De acuerdo al testimonio del actor, sus padres amenazaron con quitarle su herencia, ya que la actriz era madre soltera y en aquel entonces, se desconocía la identidad del padre, por lo que fue juzgada y la boda nunca se llevó a cabo.

Enhancement
Mezcalent
Verónica Castro estuvo a punto de casarse con Enrique Niembro

Esta situación tuvo un fuerte impacto en ella, sin embargo, poco después se enteró que Enrique Niembro tenía hijos y se había casado con otra mujer desde hace mucho tiempo, rompiéndole al corazón al grado que nunca más volvió a considerar contraer matrimonio.