Adriana Peón

“He sido muchas veces la única mujer lesbiana”: Adriana Peón, directiva Facebook México

facebook

twitter

whatsapp

Email

En un mundo dominado por el liderazgo masculino, Adriana lucha por generar inclusión y hacer que más personas encuentren su voz.

Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

“Que nunca se te olvide este momento, porque estás decidiendo honrarte a ti con el riesgo de perderlo todo, a tu familia, a tus amigos y tu trabajo, pero poniéndote a ti de frente”, le advirtió su mejor amiga. Adriana Peón sabía a lo que se estaba enfrentando: había decidido decir en voz alta que sentía atracción y amor por otras mujeres. Después de un largo camino, por fin había podido comprenderlo, controlarlo y hacerlo parte de ella. “Vas a vivir muchas cosas en la vida en las que tendrás que ser honesta y fiel a ti misma, y solo esta congruencia es la que te puede guiar”, insistió su amiga quién le dio el coraje que necesitaba para hacerlo público. Sí, Adriana era lesbiana y no, ya no tenía miedo de decirlo.

Desde ese momento tuvo una especie de mantra: ‘Name it to tame it’, que es lo mismo que ‘nómbralo y dómalo’. La frase del psicólogo Adam H. Gran se le caló en los huesos porque fue justamente nombrándose sin miedo, que logró ser imparable en todo lo que quería conseguir. Hoy, Adriana Peón es Directora Comercial de Facebook México.

Ser para crecer

La psicóloga de profesión descubrió que ahora que ella sabía y aplaudía quién era, había mucho que aún estaba en sus manos cambiar, por lo que el compromiso que ella se hizo al entrar a Facebook fue contundente: utilizar la posición de privilegio que tenía (y tiene) dentro de la empresa, así como el poder de la plataforma per se, para hacer ruido tanto interna como externamente y así llevar el ambiente laboral incluyente a otro nivel.

“Cuando hay silencio, y tú tienes un tema que estás ocultando, el silencio lo interpretas como rechazo. Si no se habla explícitamente de que en ese lugar todos son aceptados y que verdaderamente existe esa inclusión, eso se vuelve silencio, y en tu interpretación de silencio ser tú no es aceptado”, apunta para inmediatamente sentenciar: “Aprendí que mientras más calla la gente más hablo yo. No hay que hacer de menos lo complejo que puede ser este camino según la interseccionalidad y contexto”.

La también Maestra en Administración de Negocios explicó que el mayor reto que ha enfrentado para llegar a donde está hoy fue, sin duda, encontrar su voz de manera auténtica. “En un mundo en que el liderazgo ha sido históricamente masculino, tuve que aprender a encontrar mi voz, eso que me hacía única, mi superpoder (...) en el momento en que tú te aceptas como eres, con esa autenticidad, y descubres el poder de transformación que ésta tiene, sabes que puedes hacer lo que sea” señaló Adriana.

Liderar en una de las empresas más importantes del mundo

Ser mujer abiertamente lesbiana que aspira a crecer en un mundo corporativo en el que los hombres heterosexuales siempre dominaron, no fue fácil. Si bien Adriana es consciente que tanto su nivel socioeconómico como su color de piel, son factores de privilegio, ella ha tenido que abrirse puertas y derribar barreras en la mayoría de los círculos en los que se ha movido. “Muchas veces me ha tocado ser la única. La única mujer, la única lesbiana y claro, la única mujer lesbiana” dijo Peón, quien también apuntó que la parte más dura que le ha tocado vivir en términos de estigmas, se debe al hecho de ser mujer, más que a formar parte de la comunidad LGBTIQ+.

La diversidad, de acuerdo con lo expuesto por la directiva mexicana, debe ser abarcada y entendida por las empresas con todos los constructos que la conforman: el cognitivo, la orientación sexual, la identificación sexual, el género, el nivel socioeconómico, la raza, tener capacidades distintas, etc. Y es que según explicó Peón, hay datos y estudios que afirman que a mayor diversidad en los concejos y grupos de trabajo, mayor valor en el retorno de la acción. No obstante, Adriana reconoce que el mayor beneficio está en la parte humana, misma que implica contemplar la diversidad en su totalidad para generar espacios de colaboración de alto impacto.

“Hoy el mejor talento está pidiendo a gritos un lugar de trabajo inclusivo. Muchos crecimos con el esquema de valor que decía que tener un buen trabajo era lo importante, y actualmente eso se ha transformado a que lo verdaderamente importante sea tener un trabajo donde se pueda ser auténtico”.

Su voz, su mejor herramienta de cambio

Cuestionarse y replantearse, es la manera que Peón ha encontrado para construir desde su posición, un mundo más incluyente y menos binario para todos aquéllos que aún no encuentran su lugar seguro y lo más importante, para quienes anhelan encontrar su voz y vivir a través de su autenticidad.

Hoy Adriana sigue trabajando para cumplir su sueño: generar impacto en las comunidades en las que opera. Con este motivo y la ferviente creencia de que la digitalización de México es una manera de otorgarle a las personas más espacios de pertenencia, lucha día a día por hacer valer la responsabilidad que un puesto directivo en una de las empresas más importantes del mundo le confiere.

“Mucha gente me pregunta si creo que estoy en donde estoy por ser lesbiana. Y mi respuesta es que sí, pero no es porque eso me haga especial o diferente, sino porque eso me permitió transformarme, ser resiliente y generar cambios a través de encontrar esa voz e identidad” concluyó.