Es el dueño de la cafetería El Dicho. Tras haber quedado viudo, decide junto con su nieta Isabel emprender el sueño de su vida: poner una cafetería donde escribe dichos populares