Aunque es de nacimiento español, Pedro Prieto lleva tatuado a México en el corazón. El conductor es fanático de los chilaquiles verdes y de ver los Instagram Stories.

Debido a la distancia que lo separa de sus seres queridos, goza cada momento que puede hablar con ellos, principalmente con sus padres a quienes anhela ayudar.