Televisa

'Crónica de un grito': La Rosa de Guadalupe dedica un capítulo a un caso real de feminicidio

facebook

twitter

whatsapp

Email

En este episodio de La Rosa de Guadalupe se alza la voz por mujeres como Abril Pérez, quien fue asesinada en noviembre del 2019

En el marco de su aniversario 13, este martes 4 de febrero La Rosa de Guadalupe transmitió el capítulo Crónica de un grito’, el cual está dedicado a Abril Pérez Sagaón , quien presuntamente fue asesinada por su exesposo el 25 de noviembre del 2019 (Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer). El feminicidio de Abril le dio la vuelta al mundo y provocó una gran indignación en el país, donde se organizaron protestas y marchas.

“Estamos haciendo mucho caso de lo que está ocurriendo con las mujeres y tenemos que ser el vehículo que acompañe sus denuncias. Estamos preocupados, el problema número uno del 2020 es ese: terminar con el maltrato a la mujer y el feminicidio”, comentó en entrevista exclusiva para Las Estrellas el creador y escritor de La Rosa de Guadalupe, Carlos Mercado Orduña.

Durante muchos años, Abril Cecilia Pérez Sagaón, originaria de Monterrey, fue víctima de violencia intrafamiliar a manos de su exesposo, Juan Carlos ‘N’, quien a inicios del 2019 la agredió con un bate de béisbol y un bisturí, agresión que logró ser detenida por el hijo de ambos, según la noticia que se dio a conocer en Noticieros Televisa.

Tras estos hechos, el presunto culpable fue aprehendido y un juez lo puso en libertad. Poco después, Abril fue asesinada con un arma de fuego, y hasta ahora, todas las investigaciones apuntan a que fue su exesposo quien la asesinó.

A pesar de la relevancia del feminicidio y el hecho de que cuenta con algunas similitudes como la violencia y el ataque del esposo con el bate de béísbol, Crónica de un grito’ no recrea la historia de Abril Pérez Sagaón , según revela el escritor Carlos Mercado.

Crónica de un grito’ responde a la necesidad de hacer visible el maltrato a la mujer y la enorme negligencia de la gente que procura justicia. Mujeres mueren cuando una autoridad no hace su trabajo y deja de proteger a una persona por culpa del influyente. Si bien la historia de Abril es muy dura y similar, ‘ Crónica de un grito’ no es la historia de Abril, es la historia de muchas mujeres que desgraciadamente se ven desprotegidas por autoridades negligentes que ponen en peligro su vida”.

Crónica de un grito’ es la historia de ‘Carmen’, una mujer casada con un hombre violento y manipulador que se la pasa ejerciendo violencia física y psicológica en contra de su esposa y sus hijos. ‘Carmen’, cansada del maltrato, se atreve a hablar y pedir ayuda.

“Emocionalmente fue muy fuerte por todo lo que le pasa a esta mujer, por todo lo que trae guardado, porque no sólo es lo que vemos en el capítulo, sino que son años de violencia constante, todos los días, y tú como actriz es traer esa carga de agresión. No conozco a alguien directamente que haya sufrido esta violencia, pero no necesitas conocer a nadie para involucrarte con lo que está pasando, estás empapado todo el tiempo de toda esta información y de verdad es algo que te cala los huesos y que te indigna”, comentó en exclusiva para Las Estrellas Úrsula Montserrat, la protagonista del episodio, quien confesó que consultó con su familia antes de encarnar a este personaje que representó un reto actoral.

En el capítulo, luego de que 'Carmen' se separa de su marido, él comienza a ir a terapias, reaparece "cambiado" e intenta recuperar a su familia: “Cuando hay violencia, no se vale una segunda oportunidad, porque si tú perdonas violencia, lo más probable es que vuelva a pasar y esa violencia va creciendo”, opinó la actriz.

Al final del episodio, tal como sucedió en el caso de Abril, el exesposo de 'Carmen' queda libre por considerarse el ataque que sufrió con el bate de béisbol como un "pleito doméstico" y no como una "tentativa de homicidio". En este capítulo, como algunos otros en La Rosa de Guadalupe , no hay viento al final, pues la protagonista se queda en espera de justicia, sin embargo, conserva su vida.

¿Qué pasa por la mente de un hombre violento?

Ellos piensan que es normal lo que hacen, lo ven como una forma de llevarse o convivir con su pareja. Para ellos no está mal que le hablen mal a sus parejas y que les peguen, porque a lo mejor lo vivieron de chicos, los educaron así o lo vieron en otro lugar, no sólo porque vivieron violencia en su infancia quiere decir que van a ser así, pueden ser muchos factores, pero cuando crees que este tipo de acciones son normales, las sigues viviendo, como víctima o agresor y te puedo decir que ningún grito, ningún insulto, ninguna mala palabra es normal, aunque sea algo que vivas todos los días”, asegura Isabel Portillo, Psicóloga y Coordinadora del Área de Desarrollo Curricular de Fundación en Movimiento, un organismo especializado en situaciones de acoso escolar y laboral.

¿Un hombre violento puede realmente cambiar?

“Por sí solos no y depende de cómo está esa persona. A veces convencen a la otra persona de que han cambiado y sólo es una manera de atraparla nuevamente. En este caso, vemos el círculo de la violencia: todo está bien, de repente una actitud o algo hacen enojar a la persona, tiene un acto violento y luego viene la reconciliación o luna de miel, y más tarde se vuelve a repetir el ciclo”.

“Primero deben aceptar que tienen un problema y buscar ayuda, esto incluye un proceso muy largo de psicología, incluso de psiquiatría, para investigar si no tiene algún problema cerebral, algo que haga que con un tratamiento no pueda salir adelante. Sí es muy complejo, difícil y si no se es constante es muy complicado que cambie. No existe un tiempo específico, porque depende de la persona, pero sí podría decir que es un proceso de años”, explica Portillo.

¿Por qué las víctimas no se salen de una relación violenta?

Isabel Portillo, quien también da consultas particulares y trabajó en CAVIDA (Clínica de Atención a la Violencia Doméstica), la cual brinda asesoría clínica y terapéutica, asegura que “la violencia minimiza tu voz, te hace sentir menos (no vista, no valorada, no escuchada), entonces, cuando pasa esto, difícilmente tienes el valor de decir lo que está pasando, y además tienes miedo a las repercusiones que pueda tener si dices algo”.

Después de haber tratado muchas mujeres que viven violencia doméstica o intrafamiliar, la psicóloga revela que “se sienten tan atrapadas que es muy difícil que puedan salir adelante solas”.

Cuando uno lo ve desde afuera, siempre dice: es que es fácil, salte, ¿qué haces ahí?, ¿por qué regresaste con él?, ¿para qué le diste una segunda oportunidad? Se le llama una doble victimización: primero eres víctima de violencia y luego eres doblemente víctima, porque te están acusando de que es por tu culpa, porque tú sigues ahí. Es difícil salir, porque te están diciendo que tú salgas sola del hoyo, pero es imposible, necesitas ayuda”, confirmó.

¿Por dónde empezar para dejar de ser una víctima?

1. Autoestima

“Primero habría que trabajar en ella, en su autoestima, en recuperar todo lo que perdió en ese maltrato. Tiene que recuperar su voz, sentirse nuevamente ella, empoderada y vista”, revela Portillo.

“Tiene que gritar ella misma cuánto se quiere, cuánto se valora y a partir de ahí es el grito hacia afuera y el valor de salir de cualquier lugar donde haya violencia. Yo sé que muchas mujeres están solas y dependen de su agresor para vivir y mantener a sus hijos, pero yo creo que cualquier lugar es mejor que uno lleno de violencia“, opinó la actriz Úrsula Montserrat.

2. Terapia

“Es muy importante pedir ayuda de un especialista. Existe el INMUJERES (Instituto Nacional de las mujeres), ahí pueden acudir para sentirse protegidas, todo es gratuito. Les recomiendo asistir a este tipo de lugares, porque están especializados en mujeres. Además de investigar tu caso, te cuidan y te brindan terapia, esa es una de las principales cosas que tienes que hacer, sino, cualquier mujer que esté pasando por ese tipo de situaciones se va a seguir hundiendo y va a seguir cayendo en este tipo de relaciones”, asegura la psicóloga.

3. Aprender

Se puede desarrollar la habilidad de identificar hasta el más mínimo micro-machismo o indicador de violencia, que son todos estos comentarios que los vivimos en la sociedad mexicana como normales, cuando te prohíben hacer o decir algo (‘¿Por qué te vistes así?’, ‘¿por qué hablas con otros hombres?’, ‘No salgas con tus amigos’, ‘una mujer no debe ser así’, etc.). Si desde el principio te falta al respeto, te insulta, te agrede, te minimiza y te hace creer que es normal este tipo de relaciones algo va mal y una mujer fuerte que dice: ‘no voy a volver a pasar por esto’, desde ahí pone un alto”, concluye Portilla.

¡No te pierdas La Rosa de Guadalupe, de lunes a viernes, a las 7:30 de la noche, por Las Estrellas!