Un mundo de juegos

facebook

twitter

whatsapp

Email

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

El entrenador, la directora y el padre de Eduardito piensan que él es gay, por lo que buscarán quitárselo

Eduardito es un niño de seis años de edad físicamente debilucho, delgado y de maneras muy finas a quien no le gustan los deportes y no se junta con los niños sino con las niñas; ese hecho no pasa desapercibido para Héctor, el entrenador, y la directora Valle, quienes piensan que Eduardito es gay, porque un día vieron al niño saltando la cuerda con sus amigas.

Valle cita a Eduardo, padre del niño, y le comunica sus sospechas, canalizándolo con el psiquiatra Larios, quien además es esposo de la directora Valle.

Eduardo se vuelve más exigente, ya no deja que Astrid, mamá de Eduardito, le cuente cuentos, le impone los deportes de contacto y que se junte con niños. Larios, con poca ética profesional, le suministra medicamentos al niño, porque quiere quitarle sus maneras finas, cuando lo único que quiere Eduardito es vivir en su mundo de juegos.