Es una mujer mayor que fue la nana de Lorenza y Raymunda. Es religiosa, cariñosa, tosca y sobreprotectora. Proviene de Apatzingán, pero dice que es de Morelia. Sabe todos los remedios caseros para aliviar desde un piquete de mosco, hasta una pulmonía.

A su edad se ha vuelto pícara, le gusta comer y salir con sus amigas a las que llama “Las Muchachas”. Tiene afición por el juego y ha generado una ligera ludopatía. Le gustan las películas de acción y sangre, le teme a las alturas y nunca se ha subido a un avión.

Aunque al principio parece alguien de confianza para cuidar al pequeño Emiliano, “su retiro voluntario” y su complicada agenda social le impide estar al pendiente del niño.

Publicidad