Teodoro Hidalgo Flores es un hombre de personalidad reprimida y estructurada, siempre contenido. De carácter noble, generoso, humano y cálido en lo cotidiano. Maniático con el orden y la limpieza.

Hijo único de Óscar, el juez del pueblo, viudo de Eduviges, una mujer que se dice es castrante, tanto con el hijo como con el marido. Al parecer con la muerte los dejó descansar.

Teodoro es considerado uno de los mejores partidos del pueblo, ginecólogo brillante y próspero. Sin embargo, no se le conoce ninguna novia formal.

Publicidad

Su gran amiga es Micaela, quien también es su socia en el consultorio. Sin embargo, su corazón sólo le pertenece a Flor, con quien tiene una relación entrañable desde la infancia, cuando él era un niño débil del que todos se burlaban y a quien ella protegía.