Tiene cuerpo de tentación y cara de ángel. Es un muchacho sensible y puro.

Le gusta cantar, es obediente y respetuoso con Juan, a quien ve como un padre. Es muy inocente y se deja convencer por su hermano Oscar para acompañar a mujeres maduras a fiestas, servicio que Oscar cobra a las señoras.

Franco tendrá que decidir si ama a Rosario o a Sarita y su corazón sufrirá porque no quiere lastimar a ninguna de las dos.