Siempre está en forma y con un buen bronceado. Es atractivo, simpático, positivo, justo, sencillo, ambicioso, trabajador y tiene buena relación con las personas. Es hijo de Juan Oropeza.

Su vida siempre gira alrededor del mar, ama los deportes relacionados con él, sobre todo, velear y bucear. Al ser el único hijo de Juan y Leonora, Sebastián está algo consentido por su mamá, quien lo adora y demanda de su constante atención. Su mundo se transforma cuando conoce a Juana Victoria, su media hermana.