Viste con sencillez, es soltero y sin hijos. Apenas terminó la secundaria, pero se apasiona por la lectura (filosofía oriental).

Se encarga del área de mantenimiento del hotel “Media Luna”. Es un hombre culto y sabio, sabe escuchar, es respetable y desapegado de lo material.