Presenta un cuadro psicológico de esquizofrenia paranoide, que ha sabido ocultar muy bien gracias a su carrera. Corrupto y sin escrúpulos. Ha usado su prestigio como militar y su uniforme y medallas como fachada para su oscura personalidad. Tiene episodios violentos como momentos depresivos. Su tropa le teme pues incluso ha mandado matar a uno que otro de sus propios soldados que se ha sublevado. Es considerado uno de los militares más eficientes del estamento, por lo cual fue asignado a una zona de alta presencia de delincuentes. No tiene problema en torturar o mutilar para obtener lo que quiere o necesita.

Al capturar a Yolanda en la selva, se obsesiona completamente con ella, deseando convertirla en su esclava personal. Yolanda finge sentirse atraída por él para poder controlarlo mientras busca la manera de escapar de sus garras. Cuando Yolanda loga escapar del batallón que ha sido su prisión, él piensa que fue secuestrada y sale a buscarla, sólo para descubrir que lo engañó y lo dejó en ridículo frente a su tropa. Desde ese momento, pierde la cordura y la persigue para volver a someterla a sus deseos.