Publicidad

Capítulo 95: ¡Alejandro y Montserrat arreglan un encuentro secreto!

Recibe lo mejor de Las Estrellas directo a tu correo

Las Estrellas

En el capítulo 95 de lo que la vida me robó, Alejandro y Montserrat pactan tener un encuentro intimo, pero será muy arriesgado y consumarlo mucho más

Graciela habla muy fuerte con Fabiola, quiere evitar una guerra a muerte donde ninguna de las dos saldrá victoriosa, le ofrece una tregua para quitarse a las alimañas que están a su alrededor y cumplir con su objetivo, quedarse con la herencia de Benjamín Almonte. Graciela le dice que Sandro no es su aliado, que está esperando la mejor oportunidad para quitarle todo a Fabiola, ni siquiera la quiere como su mujer ni amante, además de recalcar que Sandro le dirá que tiene una pista de su origen, por lo que le pide que no le crea. Fabiola sospecha que no habla con la verdad Graciela, por lo que espera la llegada de Sandro y comprueba lo que ella le dijo, que había encontrado respuestas a lo que tanto le ha atormentado todos estos años.Alejandro y Montserrat salen de la iglesia, pero él le dice que si de verdad lo ama, que se lo compruebe, por lo que pactan encontrarse más tarde en un hotel. Montserrat en casa planea cómo evadir a José Luis, por lo que le dice a Dimitrio que si lo ve, que le diga que solo salió. Ahí llegó José Luis, frena los planes de Montserrat y le dice que él la va acompañar a  donde ella vaya, mientras Alejandro arde en desesperación por esperar a que llegue su amada Montserrat.José Luis ayuda a Dimitrio con su mudanza y cargando un mueble junto con Refugio, se les resbala y cae en el pie de José Luis, se lastima e insiste en no ir al hospital. En cama, José Luis es tratado por Rosario, quien le unta en el pie una pomada para suavizar el dolor, mientras Montserrat va a la farmacia a traer lo que Rosario le encargó para curar a José Luis. Los analgésicos hicieron su trabajo, durmieron a José Luis lo cual fue aprovechado por Montserrat para encontrarse con Alejandro en el lugar que acordaron.Graciela cae en tristeza porque sabe que Fabiola es su hija y en ese momento entra Carlota a su cuarto, la descubre llorando por sus hijos, porque están lejos. Carlota le menciona que es por su culpa y que las lagrimas deberían ser de arrepentimiento, a lo que Graciela dice que jamás se arrepentirá de lo que ha hecho. Carlota responde diciendo que le da lastima, pues debería de estar contenta porque sus hijos están rehaciendo sus vidas y son felices. Déjanos tus comentarios.Síguenos en nuestras redes:Facebook: Televisa TelenovelasTwitter: @TvsaTelenovelas