Amapola, Polita, está casada con Audifaz y es madre de Aristóteles. Es una mujer sumamente noble, con un corazón de oro y con una gran pasión por el chisme. Ella no considera que su vida sea lo suficientemente atractiva y por lo mismo tiende a meterse donde no la llaman para aderezar su propia vida. Es un poco la lógica de pensar que al saber, ella forma parte de esa pequeña aventura.

Cuando era niña, su madre la abandonó para irse con otro hombre. Por esta razón, Polita busca siempre tener una paz y tranquilidad en su propia familia, y la encontró en Audifaz, un hombre peculiar que tiene una gran sabiduría popular que le ha dado la vida y, por sobre todo, es un hombre noble y con un gran corazón. Todas esas razones han hecho que ella lo admire y lo ame. Lo que consagró su amor como uno permanente, fue cuando ambos sufrieron la tragedia del desempleo de él justo cuando habían recibido la noticia de la llegada de su nuevo bebé Arquímedes.