Daniela es la más joven de la familia Córcega Gómez. Es una mujer que nunca ha priorizado su apariencia física; se arregla poco o casi nada, y quien tiene una energía casi varonil. Es, quizá, la más centrada de las hermanas Córcega Gómez, pero el hecho de que naciera el día que su hermano Juan Pablo se perdió, la hizo llevar una vida más dura, pues de cierta manera, se sentía algo responsable.

Hasta antes de Gabriel, Daniela se negaba a enamorarse, le daba miedo pues no tenía los mejores ejemplos de ‘amor’ a su alrededor: unos padres casi totalmente distanciados por la enorme pena de haber perdido a su hermano, además del divorcio de su hermana Marisol. Pareciera como si el amor comenzara bien, pero nunca terminaba como prometía.

La llegada de Juan Pablo, el hermano que llevaba 34 años perdido, trajo para Daniela tranquilidad y alegría; no sólo porque se borró el estigma con el que había vivido y porque finalmente conoció a su hermano, sino porque gracias a Julieta, su cuñada, conoció a Gabriel Musi, quien era totalmente opuesto a ella; pero poco a poco, ambos se fueron flexibilizando, y pese al miedo que Daniela tenía a mostrarse vulnerable, en Gabriel ha encontrado una pareja, un cómplice y un amigo.