Es un hombre sumamente atractivo, seguro de sí mismo, extrovertido y que lucha por ayudar, aunque pareciera que lo hacía por beneficio personal. Esto se debe a que siempre disfrutó molestar a los demás y ver hasta dónde eran capaces de llegar con tal de alcanzar un objetivo, aunque en realidad él es un hombre sensible y muy tierno.

Su mundo se volteó de cabeza cuando conoció a Daniela; la antítesis de lo que él había considerado en una mujer: una chava poco arreglada y algo varonil que mostraba nulo interés en él. Esta indiferencia despertó en Gabriel un enorme deseo en saber por qué Daniela se estaba resistiendo a sus encantos. Siendo un hombre perseverante, decidido y determinado, Gabriel se propuso conquistar a Daniela y después de un tiempo lo consiguió, pese a las enormes objeciones de su propia familia.

Gabriel mantiene todavía una gran amistad con Julieta, la que fuera su maestra en la universidad y de la que pensó estar enamorado cuando era joven. En aquel entonces, Gabriel quedó deslumbrado por la vitalidad, energía y forma de ser de Julieta y aunque son ciertos todos esos atributos en su antigua maestra, ahora lo que tienen es una gran camaradería.

Ahora, Gabriel y Daniela están casados, tienen una carpintería y unidos lucharán por superar las trabas de las familias Musi y Córcega.