Julieta es una mujer moderna en todo el sentido de la palabra, es una combinación entre la belleza física y una gran inteligencia para los negocios. Julieta es hábil, trabajadora, honesta y muy directa, pero no por eso deja de ser femenina, tierna y cariñosa cuando debe serlo.

Finalmente ha logrado el balance entre la vida familiar y la vida profesional; alcanzando lo que muchas mujeres anhelan. Pero lograrlo, le ha costado mucho trabajo.

Julieta viene de un pasado complicado: cuando era una adolescente, tuvo que presenciar el momento en el que su padre: Hugo, abandonó a la familia, ya que no quería tener que lidiar con la presión de estar dividido entre su madre y su esposa Catalina. Esta situación hizo que Julieta desarrollara una particular aversión a tener una familia política, aunque al mismo tiempo, parte de ello la convirtió en la mujer que es hoy.

Su personalidad se hizo más fuerte y tuvo que encontrar una forma de ayudar a su madre para sacar adelante a sus hermanos: Hugo y Bruno. Sin embargo, siempre tiene pleitos con Catalina, ya que ésta ha sobreprotegido a sus hijos varones y permitido que Julieta se volviera la ‘alcancía’ de la familia.

Conoció a Robert Cooper, un hombre que parecía ser el partido perfecto: dedicado, talentoso, viviendo en México, y con su familia adoptiva viviendo lejos de él, en Estados Unidos. No obstante, y pese a todo pronóstico, Robert (que en realidad se llama Juan Pablo) encontró a su familia biológica: los Córcega, logrando a la par que Julieta se topara con la familia política de la cual siempre quiso escapar.