Robert es un exitoso médico especializado en quemaduras que trabaja en el hospital y en la fundación Nuevo Comienzo, a la par que hace una vida familiar al lado de su esposa Julieta, y de sus hijos: David y Blanquita, pequeña de un año y medio de edad.

Robert es un hombre noble, bueno, amoroso con su esposa y con sus hijos y que continuamente ha trabajado de la mano de su pareja para tener un equilibrio en su vida personal y personal. En su matrimonio, Robert y Julieta siempre han acordado que tienen sus propias reglas; por ello, a él no le molesta cocinar o pasar mucho tiempo con sus hijos.

Profesionalmente, Robert se ha capacitado continuamente para estar a la vanguardia en tecnologías de curación; por lo que ahora investigará nuevas técnicas que favorezcan el proceso de cicatrización y curación de los pacientes.