Personaje inventado por Juan Carlos Caballero con el propósito de probar su inocencia, así como recuperar el amor de Helena.

Observando a la norteña Mimí, Juan Carlos se convierte en una sinaloense grandota, franca, de lenguaje florido, dicharachera y muy simpática.

Luego de haber sido un misógino y mujeriego, al estar en los tacones de una mujer, Juan Carlos va descubriendo el mundo femenino con sus pros y contras, por lo que se va transformando en una defensora de los derechos de las mujeres.