Dueña de la pensión a donde llega Juan Carlos a refugiarse.

Toda una castañuela. Siempre trata de verle el lado bueno a todo y de ayudar a los demás desinteresadamente. Su carácter es franco y abierto como la gente del norte. Nació en Sinaloa y sigue hablando como norteña, aunque tiene toda una vida en la ciudad de México.

Su mamá fue maquillista en cine, teatro y televisión, así que Mimí desde niña se paseaba por los pasillos de las principales producciones, y posteriormente ella se convirtió en una excelente maquillista y caracterizadora, por lo que conoció y se amistó con las principales artistas de varias décadas.

Ayudará a Juan Carlos en su transformación hasta convertirla en Eva, y a lo largo de la historia será su fiel confidente y cómplice.