Discua es una mujer atractiva, muy bella, sensual y con una sonrisa encantadora, pero es todo lo contrario a lo que aparenta, ya que forma parte de una congregación cristiana, cree en los “seres de luz” que la iluminan para encontrar la verdad universal. Discua llama la atención de cualquier hombre que la rodea, sobre todo, de Fernando Rivadeneira que la contratará como su secretaria cuando Jesús salga de la empresa, provocando los celos de Jessica, con la que tendrá gran rivalidad. Fernando creerá que Discua es una mujer fácil de conquistar, pero se llevará una gran sorpresa al descubrir todos los requisitos que Discua le pone para convertirse en su novia.

Discua a pesar de todo su atractivo físico, le confiesa a Alma que se conserva virgen, porque la congregación y su religión se lo exige. Ella tiene la convicción de entregarse a un solo hombre y para toda la vida, y ese hombre, por supuesto, tendrá que casarse con ella.