Un hombre acomplejado por la personalidad de su hermano Rogelio. En el fondo, Fernando es sumamente inseguro, por eso, muestra una imagen de dictador ante los demás, para poner una barrera que no deje ver lo débil y sensible que es. Sus exageraciones resultan divertidas. Fernando no es tan guapo ni tan exitoso como Rogelio, con quien se comporta de manera sumisa. Fernando es implacable con sus subordinados, especialmente con Jesús García, secretario que comparte con su cuñada Alma.
Es mezquino, flojo, libidinoso. Y en ocasiones, es bastante metrosexual, cuidando la apariencia de su cabello, piel y ropa que utiliza. En lugar de trabajar, se la pasa acosando a las secretarias de AVON, aunque es un fracaso total en el amor y en la vida sexual, Fernando es “mucho ruido y pocas nueces”, se hace el “Don Juan”, pero todas lo desprecian. Es el hermano incómodo de Rogelio, cómplice en sus negocios ilícitos con tal de tener más dinero. Le hará la vida miserable a Jesús y terminará recibiendo una gran lección del destino.