Rogelio es un galán inteligente, pero muy egoísta, primero está él-luego él y al último, él. Rogelio quiere vivir sin complicaciones, satisfaciendo sus necesidades básicas, sintiendo emociones intensas, adrenalina, justo cuando él lo decide. Director regional de AVON Monterrey, compañía que ha dejado en manos de Alma, su prometida. Rogelio quiere a Alma, pero no la valora, la ve como el estereotipo de “esposa perfecta”, aquella que lo hará lucir bien ante la sociedad. Es amante de Patricia, a la que humilla constantemente, con ella sólo satisface sus instintos “animales”. En el fondo, se sabe vacío, por eso, maltrata a Fernando, su hermano, con tal de saberse superior; y se involucra en negocios ilícitos, tal vez, no por acumular más dinero, sino por tener una sensación de peligro que lo haga sentir algo en la vida.

Odiará a Jesús desde un inicio, porque el secretario representa todo lo que Rogelio no es como hombre, porque Jesús encanta con su personalidad no con su dinero. Rogelio es narcisista, soberbio, avaricioso y al final, pagará cada uno de sus errores.