Jeny es la novia de Miky, con quien lleva casi diez años de relación. Es una chica guapa a rabiar, alegre, entretenida y cariñosa. A veces un tanto celosa y suspicaz. Es muy querida en el barrio, por ser encantadora y optimista. Vive actualmente con su papá y hermanos, donde es la reina de la casa. Sueña con casarse con Miky pero no ve la hora, y eso le angustia un poco.

Es masajista y cosmetóloga de oficio. El gran amor de su vida es Miky y espera formar una gran familia con él, sin embargo, cada vez que le habla de matrimonio, Miky le sale siempre con que le prometió a su mamá que no la dejaría sola. Situación que ya le empieza a cansar a Jeny, pero se aguanta porque sigue muy enamorada de él y no pierde las esperanzas de que Miky recapacite y le pida que se casen. Para su mala fortuna, Jeny comenzará a sufrir, poco a poco, cuando descubra que él ya no está tan enamorado de ella como siempre sintió y que la razón es Marisa. Jeny, al conocerla, se siente un tanto en desventaja para retener a Miky ya que la ve guapa, refinada, culta y muy opuesta a lo que ella es.