Marisa es una mujer perfeccionista y sobreprotectora, muy echada para adelante, que ha sabido abrirse camino a través de su propio esfuerzo. Educada y de fino trato, tiene un excelente gusto para las cosas. Al poco tiempo de terminar la carrera de administración de empresas, Marisa quedó embarazada durante un verano cuando trabajaba en un hotel como promotora y decidió jugársela sola, con su hija Nicole. Así, sin pedirle nada al padre (quién en la actualidad no sabe de la existencia de la niña), Marisa sacó adelante a su hija, con ayuda de su madre.

Marisa es una madre sobreprotectora, a quien le gusta tener todo bajo control, su agenda, su familia, su vida en general, pero en lo que no ha podido ejercer ningún tipo de control, es en la necesidad de Nicole de encontrar y conocer a su padre.

La Nena, su mamá, quiere que Marisa rehaga su vida y no se quede sola, por lo que le insiste constantemente que tenga algún galán. La Nena quiere para ella a un hombre guapo, con clase, sin compromisos y con mucho dinero de preferencia. Pero para Marisa esto no es una prioridad, ya que ella está enfocada a establecerse primero en la ciudad, ver por su hija y ya lo demás, se irá dando (si es que se da). Su amiga, confidente y vecina de casa, es su prima Lorenza, quien trabaja con ella en la empresa de Bienes Raíces.

Marisa sobrelleva mucho a su mamá, ya que Nena es una abuela problema, pues gasta más dinero del que puede y le encanta apostar. A Marisa le preocupa la ludopatía de su madre, ya que las puede meter en serios problemas si no se contiene.

El cambio a la Ciudad de México y las exigencias de su nuevo trabajo como corredora de Bienes Raíces, le impedirán ir a dejar y recoger a Nicole al colegio, así como pasar mucho tiempo con ella, viéndose obligada a contratar a Miky, el operador de la camioneta del transporte escolar, para que él vaya a dejarla y a buscarla al colegio. Así, Miky se convertirá en una persona muy importante para Nicole y, poco a poco, para Marisa también. De hecho, la relación con Miky, al principio será tirante pero poco a poco ambos se irán conociendo mejor y se darán cuenta de las virtudes que cada uno tiene. Pero ahí no acabarán las sorpresas para Marisa en su cambio vida, porque al llegar a su nuevo trabajo, descubrirá que su jefe es Marcelo, un antiguo amor de verano.