Miky es alegre, risueño, despreocupado, divertido y entusiasta, un tipo buena onda en toda la extensión de la palabra. Fanático del futbol, de las parrilladas, de la buena plática y de la vida sencilla, por lo mismo, no se la complica mucho, sin que esto signifique que no le importen las cosas. Adora a su mamá Marbella, podría decirse que es su razón de vivir. Es carismático y siempre está rodeado de amigos que lo quieren bien debido a su forma de ser. Nadie duda en pedirle un favor, ya que Miky siempre está dispuesto a ayudar desinteresadamente. Actualmente es el operador de un atípico transporte escolar, con horarios que puede acomodar fácilmente y que le dejan mucho espacio libre para estar con sus amigos y con su familia, que son las cosas que más disfruta en la vida.

Los estudiantes a los que transporta lo adoran, ya que siempre tiene una palabra de ánimo o un buen consejo cuando se lo piden. A todos los trata con mucho cariño y es correspondido. Cuando murió su papá, Miky le prometió que nunca iba a dejar sola a su madre, y así ha sido, por eso lleva cerca de 10 años junto a Jeny, su “eterna novia”. Miky no tiene prisa por casarse por la promesa que le hiciera a su padre y esto le ocasiona muchos problemas con Jeny. En definitiva, Miky es soltero por convicción, hasta que su vida da un giro cuando conoce a la pequeña Nicole, que le robará el corazón, al igual que Marisa, la madre de la niña. Entre ellas dos, harán que la vida de Miky de un giro que nunca imaginó.