Vencer el Miedo

Shutterstock

¿Cómo combatir el repunte de embarazos adolescentes?

facebook

twitter

whatsapp

Email

"Al final del día que una niña se embarace y tenga que hacerle frente sola es una llamada de atención a los mexicanos como sociedad"

Gabriela Ramos, Directora de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) , estima que la elevada tasa de embarazo adolescente en México es el resultado de cómo se abordó este problema durante la década pasada.

"Creo que durante buena parte de la década del 2000, el gobierno de México no le puso prioridad a estos temas. Creo que faltó apoyo en términos de llevar la educación sexual y reproductiva a las escuelas. Existió toda una controversia durante los últimos años, pues nos preguntaban por qué teníamos que llevar condones a las escuelas, y bueno, ahí está el resultado".

Ramos expone que al menos el 50% de las chicas embarazadas en México no tenían ninguna intención de quedar embarazadas, de acuerdo con el censo de 2014 del INEGI. "Entonces hay esta necesidad de proporcionar los medios y las herramientas para que se puedan proteger y no tener embarazos cuando no tienes planeado tener hijos, y por otra parte, mucha educación sobre ese tema", explica.

¿Cómo combatir el repunte de embarazos adolescentes?

Ramos explica que no existe una sola respuesta porque la problemática se relaciona con dinámicas sociales, familiares y personales y no sólo a una causa en específico. "Pero sí te podría decir que la forma en la que algunos países han controlado o disminuido el embarazo adolescente es a través de una extensa educación sobre el tema de reproducción y con mucha información sexual", comenta.

Como ejemplo, Ramos menciona al estado de Colorado, Estados Unidos, que luego de recibir una donación anónima por más de 20 millones de dólares en 2008 reportó una disminución de hasta 54% en embarazos adolescentes, mientras que la tasa de aborto se redujo en un 64%. El dinero, precisamente, se destinó a entregar anticonceptivos gratuitos o a muy bajo costo, especialmente a los adolescentes entre 15 y 19 años.

Por consiguiente, estas serían algunos factores que, de acuerdo con Ramos, ayudarían a disminuir la tasa de embarazo adolescente en México:

Educación sexual para todos

La especialista explica que falta una efectiva intervención en las escuelas para poder proporcionar a los jóvenes la información adecuada sobre cómo vivir su sexualidad de forma responsable, ya que de otra manera seguirá habiendo un incremento significativo.

El tema es justamente tener una educación para tener una concepción de la responsabilidad que implica tener relaciones sexuales. "Eso es muy importante, pero luego tienes la cuestión de qué hacemos con los hombres", explica Gabriela.

Acceso a todos los métodos anticonceptivos

La educación en temas de relación sexual, de planeación familiar, de métodos anticonceptivos, eso es muy importante. Sin embargo, el segundo nivel es tener acceso a los métodos anticonceptivos, "porque de qué te sirve tener la gran educación si después no vas a poder tener acceso a la píldora o a alguno de los métodos para evitar el embarazo. Claro que tiene que hacerse con mucha responsabilidad".

Opción de decidir

"La realidad es que existen muchas niñas que quisieran tener la opción de abortar, así que las mujeres deben tener más espacios de salud dentro de los espacios morales y éticos que sean necesarios, pero, sobre todo, ellas tienen que tener la opción de decidir sobre sus cuerpos".

Instaurar educación de género

"Las niñas que se embarazan no lo hacen solas, pero luego tienen a los bebés solas y hay una gran irresponsabilidad de parte de muchos de los hombres mexicanos porque todavía tenemos una cultura muy machista en donde embarazan a la niña y la abandonan", asevera.

Esto, de acuerdo con Ramos, es solo una expresión de la falta de respeto para la mujer en México, y eso no significa que las niñas no tienen que ser responsables, también lo tienen que ser, "pero al final del día que una niña se embarace y tenga que hacerle frente sola a ese embarazo o que tengamos 11 mil niñas embarazadas es una llamada de atención a los mexicanos como sociedad".

Ramos concluye que a la par de mejorar las condiciones educativas y profesionales para las adolescentes, erradicar el embarazo adolescente es benéfico para el país: "Como sociedad y como economía nos favorece a todos que las niñas puedan seguir estudiando y capacitándose, y que además puedan tener un futuro mucho más promisorio y que puedan tener hijos cuando quieran tenerlos".